Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE propone que la mayoría no bloquee la comparecencia del presidente

El PSOE defiende que sea automático que acuda el jefe del Ejecutivo, si toda la oposición lo pide como ha ocurrido con el caso Bárcenas

 EMILIO NARANJO (EFE) / ATLAS

El forcejeo para que comparezca el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el Parlamento no volverá a repetirse si el Congreso acepta una modificación que propone el PSOE para que si se produce la unanimidad de los grupos de oposición el jefe del Ejecutivo esté obligado a presentarse ante los diputados sin que su mayoría parlamentaria lo pueda impedir. Después de la octava negativa de Mariano Rajoy a comparecer en un pleno para dar cuenta de su relación y de su partido con el extesorero Luis Bárcenas, la oposición ha querido mantener la tensión hasta que, al final, el presidente ha anunciado que comparecerá pero quiere cambiar las reglas para evitar estas situaciones de bloqueo.  El Grupo Socialista ha presentado una proposición de ley de Reforma del Reglamento del Congreso con este objetivo de la mano de la portavoz parlamentaria socialista, Soraya Rodríguez.

Todos los grupos parlamentarios están unidos desde hace semanas en la petición de comparecencia de Mariano Rajoy pero tal unanimidad no sirve de nada ante la mayoría parlamentaria de la que goza el PP. Rajoy comparecerá "a petición propia", como ha recalcado el propio presidente ya que su mayoría le hubiera permitido el próximo miércoles rechazar de nuevo la petición. Numéricamente así es, aunque la presión sí ha hecho efecto y por eso ha cedido pero formalmente será él quien tiene que pedir la comparecencia. Para que las comparecencias del presidente no queden a su libre albedrío cuando haya un clamor en el Parlamento,  el Grupo Socialista ha presentado una proposición de ley que de aprobarse afectaría ya siempre al partido que ganara las elecciones aunque tenga la mayoría absoluta. 

Se trata de añadir un nuevo apartado al artículo 203 del Reglamento del Congreso con el siguiente texto: “Cuando la iniciativa para la comparecencia del Presidente del Gobierno haya sido formulada conjuntamente por todos los grupos parlamentarios con excepción del que apoye el Gobierno la comparecencia se celebrará ante el Pleno de la Cámara en todo caso y en el plazo máximo de diez días”. Esta será la primera iniciativa que defienda el Grupo Socialista al comienzo del próximo período de sesiones en septiembre, según se ha comprometido Soraya Rodríguez.

La justificación de esta iniciativa se centra en la “actitud del Gobierno y del Grupo Popular para evitar que una mayoría impida el funcionamiento normal del Parlamento”. Los socialistas reprochan por escrito y de forma oral que el presidente “se haya negado hasta ahora a dar explicaciones” sobre “la presunta financiación ilegal del PP y las presuntas ilegalidades en las retribuciones percibidas por el presidente del Gobierno”. Así figura en la proposición de ley pero de viva voz la portavoz parlamentaria tras presentar la iniciativa junto al secretario general del Grupo Socialista, Eduardo Madina, ha recalcado que la “vida política española gira en torno a tres escenarios: “La cárcel de Soto del Real donde está Luis Bárcenas; los juzgados donde comparece Bárcenas y las sedes del PP y de Moncloa”.

La perturbación que produce este caso en el desarrollo de la vida política e institucional es lo que llevó al secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, a pedir la dimisión del presidente del Gobierno que ha vuelto a reiterar. Es decir, a pesar de que el presidente va a comparecer, el PSOE mantiene su tesis de que Rajoy no está en condiciones de mantener el timón del gobierno porque está "vinculado" al caso Bárcenas y al albur de todo lo que pueda salir. En esta tensión de reproches y respuestas del Gobierno para salir del paso, se incluye la información del Gobierno de que el presidente ha comparecido 39 veces desde que empezó la legislatura en 2012. Los socialistas se han apresurado a buscar la información de las que no ha comparecido cuando la oposición se lo ha exigido por escrito. Entre el 2 de enero de 2012 y junio de 2013, la mayoría parlamentaria ha votado 33 veces en contra de la comparecencia del presidente.