Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La sombra del juez Falcone irrumpe en el juicio a Munar

El fiscal cita al magistrado siciliano y resalta el papel de los 'pentiti' en la lucha contra la corrupción

La mafia siciliana compareció ayer en el juicio contra la cúpula de Unió Mallorquina (UM) por la venta amañada, por 30 millones, de un solar público, a mitad de precio y con un soborno de 4 millones. En la Audiencia de Palma de Mallorca, el fiscal anticorrupción Juan Carrau aludió al célebre juez antimafia Giovanni Falconeasesinado en 1993-, para documentar su alegato acusador contra la exlíder de UM y expresidenta del Consell de Mallorca, Maria Antònia Munar, y su mano derecha, Miquel Nadal, para los que pide seis y cuatro años de cárcel.

Carrau defendió con palabras de Falcone la fuerza que en un juicio penal tienen las declaraciones de coimputados, los pentiti, arrepentidos colaboradores de la Justicia. Y para justificar la eficacia judicial de esos imputados que asumen sus delitos, delatan a otros autores y se avienen a las penas solicitadas, acudió también a la otra parte de esta historia del crimen: habló del capo mafioso Totó Rina detenido en 1993, quien dijo que sin los pentitis nunca habrían sido vencidos ni con todo el mundo unido.

El fiscal citó doctrina del Tribunal Constitucional, el Tribunal Supremo y dictámenes de la UE contra el crimen organizado. En este caso, dos imputados clave, el empresario Román Sanahuja y el exconsejero de UM, Tomeu Vicens, han cooperado y presentado testimonios escritos que destapan la trama y los hechos que implica a Munar y a ellos mismos. Ambos ven reducidas las posibles condenas a penas de no cumplimiento en cárcel (un año y ocho meses). Un tercer colaborador judicial, Miquel Nadal, quedó a medio camino y se empeñó en defender a Munar y por ello solo merece una rebaja de seis a cuatro años sin atenuantes.

El uso en los procesos de las confesiones es "absolutamente pertinente" y no cabe cabe rechazarla como una rendición ante los delincuentes, señaló el fiscal. Con Giovanni Falcone, Juan Carrau aseguró que "incentivar la colaboración no es un signo de ceder, es lo contrario, supone el reconocimiento de que el Estado funciona y de que a los delincuentes les es más rentable asociarse y reconocer la fuerza del Estado".

Carrau ve en la cúpula de UM en el Consell de Mallorca (donde gobernó en tres legislaturas, tanto con el PP como con la izquierda) delitos de corrupción, que no económicos, “de traición, de deslealtad, que rompen la confianza de los ciudadanos y atacan a la estructura democrática del Estado, delitos que prostituyen las instituciones". En otra causa, Anticorrupción acusa a los reos y otros dirigentes de asociación ilícita.

Maria Antònia Munar, empeñada en “controlarlo todo” y sin “aparecer en las fotos peligrosas” porque “no quiere salir con sus soldados” es responsable de los hechos, según el ministerio público, y está involucrada en ellos "desde el principio y hasta el final del procedimiento". Carrau agregó: "Munar es la competente, es la que decide quién ejecuta las cosas (...) y no está ajena a nada de lo que sucede”.

El acusador particular Cristóbal Martell, por parte del empresario José Luis Núñez, destacó que la política "muestra una extraordinaria capacidad de ostentar el dominio funcional sin aparecer en ninguna de las fotos peligrosas". La defensa del empresario ganador de la compra del solar y que pagó el soborno, Román Sanahúja, aseguró que su cliente admite "sus pecados".