Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
el caso de Método 3

El restaurante del espionaje recibió 100 euros de un “asistente” de la líder popular

La presidenta del PP catalán sabía que existía una reserva a su nombre desde el día antes

Ampliar foto
El ministro del Interior, Jorge Fernández, con Sánchez-Camacho, ese lunes en Madrid. EFE

Los responsables del Partido Popular (PP) en Cataluña eran clientes habituales del restaurante La Camarga, en Barcelona. Tanto, que hasta tenían abierta una cuenta propia. El almuerzo entre Alicia Sánchez-Camacho y Victoria Álvarez, sin embargo, fue una excepción y no se pagó con cargo a esa cuenta. El 6 de julio de 2010, un día antes de que se celebrara la comida, un hombre que se presentó en el local como “asistente” de la dirigente popular abonó 100 euros en efectivo para pagar la comida, confirman los responsables del local.

La tesis del restaurante coincide en esencia con la expuesta por el exdetective de Método 3 Alejandro Borreguero, uno de los presuntos autores materiales de la grabación, con micrófono oculto, del encuentro. Borreguero asegura que es el hombre que se presentó como asistente y que pagó la comida por anticipado. El responsable del local que le tomó nota y recibió el dinero, sin embargo, no puede afirmar con rotundidad que hablara con él: han pasado casi tres años desde entonces y no es capaz de recordar ni la identidad ni el aspecto de quien hizo la reserva. Lo que está claro es que Sánchez-Camacho acudió al día siguiente al restaurante para comer con la exnovia de Jordi Pujol Ferrusola, por lo que sabía que existía una reserva a su nombre.

Esa circunstancia queda confirmada por la grabación del almuerzo en La Camarga que estos días circula por las redes sociales. En un momento de la comida, la dirigente admite que la mesa estaba a su nombre, aunque bromea con el hecho de que no está segura de si su “asistente” había reservado a nombre de “Sánchez”, de “Camacho” o de “Sánchez-Camacho”.

Un juzgado de Barcelona investiga un presunto delito de revelación de secretos por la presunta grabación ilegal. Hace unas semanas, la líder del PP catalán pidió que se archivara la causa tras llegar a un acuerdo con Método 3. Pero la fiscalía ha pedido a la juez que la investigación siga adelante para averiguar quién encargó la grabación. Entre otras diligencias, la juez pidió al restaurante la factura del almuerzo. Su abogado, Jorge Navarro, remitió al juzgado el ticket, en el que consta la fecha, pero no el nombre de la persona que abonó la comida. Navarro considera que el caso ha dañado la imagen del restaurante, que ha perdido desde entonces hasta un 30% de su clientela.