Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El líder del PP andaluz sigue en caída libre

La decisión de Griñán precipita el debate sobre la continuidad de Zoido

Rajoy y Cospedal se preparan para una renovación tras el verano o antes

Ampliar foto
Juan Ignacio Zoido, ayer durante su intervención en el Parlamento andaluz.

En el PP, en teoría, todo es calma. Sin embargo, hay un asunto que preocupa muchísimo desde hace casi un año: el PP andaluz, que no levanta cabeza, según admiten ministros y dirigentes de todo tipo, desde que Javier Arenas abandonó el liderazgo tras el fracaso en 2012 en su cuarto intento de llegar a la Junta. La decisión de José Griñán cogió totalmente con el pie cambiado a la oposición, que no sale de su crisis interna. Y estallaron los nervios, tanto que todos los dirigentes consultados, con distintas apuestas sobre los tiempos, admiten que este giro precipita el debate sobre la elección de un nuevo líder y candidato que sustituya a Juan Ignacio Zoido, alcalde de Sevilla, que no ha acabado de cuajar.

Ayer hubo decenas de cruces de llamadas entre los dirigentes del PP andaluz, los miembros del Gobierno andaluces —hay varios importantes— y la dirección nacional. La conclusión de esa primera ronda era clara: el PP no puede quedarse quieto con Zoido, hundido en las encuestas, mientras los socialistas precipitan una renovación para dar el paso a personas de 40 años o menos como Susana Díaz o Mario Jiménez.

Algunos incluso hablaban de la posibilidad de precipitar el relevo en el PP andaluz al mismo tiempo que el PSOE, en julio. La mayoría apostaba por septiembre u octubre, pero no más allá. Será Mariano Rajoy, con Dolores de Cospedal, secretaria general, Javier Arenas, hombre fuerte del PP, y la cúpula de Andalucía quienes rematen la decisión. En cualquier caso muchos en el PP la veían como una operación de calado no solo para el PSOE andaluz, también en el nacional, que perjudica a los populares.

El giro de Griñán condiciona el perfil del candidato del PP. “No es lo mismo hacer campaña contra un señor que representa los 30 años de socialismo andaluz que contra una mujer que no tiene 40 años”, resumía uno.

En las últimas semanas, y ayer en los corrillos en el Congreso y en los cruces de llamadas con más fuerza que nunca, se han cuajado cuatro nombres. José Luis Sanz, el actual número dos, está en todas las quinielas pero es un hombre sin mucho perfil mediático. El alcalde de Córdoba, José Antonio Nieto, también está muy fuerte aunque supondría un problema interno porque se arriesga una ciudad clave recuperada.

El malagueño Juan Manuel Moreno, secretario de Estado de Asuntos Sociales, es la apuesta de muchos, tiene una larga trayectoria en el partido a nivel nacional y además está en el Gobierno de Rajoy. Y la delegada del Gobierno, Carmen Crespo, también figura en las apuestas. Rajoy decidirá, pero lo único seguro es que ese momento, desde ayer, está mucho más cerca.