Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La incursión de una patrulla marroquí en Melilla alarma al líder de la oposición

Coalición por Melilla y PSOE piden explicaciones al Gobierno del PP por lo que consideran un acto contra "la soberanía española". España no tiene acuerdo con Marruecos de persecución en caliente

Imbroda (PP) ironiza sobre si quieren que se responda “con morteros y armas”

Los tiempos sin duda han cambiado. El PP en la oposición fue absolutamente sensible a cualquier acción de Gobierno que pudiera rozar la soberanía española pero ahora, al frente del Ejecutivo, hace todo lo posible para que las relaciones con las autoridades del país magrebí sean lo más cordiales posible. Así se ha puesto de manifiesto tras la incursión de una patrulla marroquí en la madrugada del martes al miércoles pasado, en el puerto de Melilla, y el desembarco de gendarmes de ese país, en persecución de una lancha. El PSOE pide explicaciones al ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, e IU hará lo mismo a petición del partido Coalición Por Melilla (CPM) liderado por Mustafá Aberchán, que fue presidente de la ciudad autónoma. Se estima “inaudito” un hecho de esta naturaleza contra “la soberanía española”. En términos estrictos, el hecho no debía haberse producido por cuanto que España no tiene acuerdo con Marruecos para “persecución en caliente”, situación que si tiene reglada con Francia y Portugal.

La oposición melillense ha puesto el grito en el cielo. El secretario general del PSOE de Melilla, Gregorio Escobar, ha traslado a sus compañeros del Grupo Socialista del Congreso los hechos para que piden la comparecencia del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, aunque también calibran exigir explicaciones al titular de Exteriores, José Manuel García Margallo. “Consideramos que no es suficiente la confirmación del hecho por parte de la Delegación del Gobierno de que, en efecto, hubo esa entrada de una patrulla marroquí en nuestras aguas jurisdiccionales”, ha señalado el máximo dirigente socialista de Melilla. “Cualquier intervención de Marruecos debía estar autorizada y justificado”, ha sostenido este dirigente.

No ha caído bien esta exigencia de explicaciones al presidente de la Ciudad Autónoma de Melilla, Juan José Imbroda, del PP, que encuentra exagerada la reacción de la oposición, aunque ha querido poner el énfasis en las quejas de Aberchan, que fue presidente de la ciudad autónoma, y ahora está vinculado con Izquierda Unida. Este ha hablado de “grave atentado contra la soberanía española”. El presidente de Melilla se ha declarado “sorprendido y espantado” por las reacciones en general y por el “ataque patriótico”, en particular de Coalición por Melilla, el partido de Aberchan. El gobernante de la ciudad ha asegurado que uno de los tres tripulantes marroquíes es el “enlace” con la Guardia Civil para la lucha contra la inmigración ilegal y el narcotráfico. “Hay una manera de actuar que es la sensata y otra, la de sacar los morteros y las armas”, ha ironizado. No encuentra razones el presidente para que la patrullera marroquí diera la vuelta al llegar “a la línea de soberanía”, en vez de continuar con la persecución. En la Delegación del Gobierno en Melilla se enmarca la acción en la colaboración hispano – marroquí contra la inmigración ilegal y el narcotráfico.

Hace pocas semanas el político melillense, médico de profesión, cobijó en el garaje de su casa a una treinta de subsaharianos que habían saltado la valla que les separa de Marruecos. Estos suplicaban que no les devolvieran al país magrebí. “Cualquier hubiera hecho lo mismo; algunos estaban heridos”. La situación se recondujo cuando Aberchán acordó con la Guardia Civil que los refugiados irían al Centro de Internamiento Temporal (CETI) de la ciudad y no al otro lado de la valla.

Aberchán, líder de la oposición en Melilla, al ser su partido el segundo tras el PP y a mucha distancia del PSOE, tercera fuerza, mantiene una fuerte tensión política con el presidente Imbroda. En el caso de la incursión de la patrullera marroquí en aguas españolas, al llegar a la dársena de Melilla, el presidente Juan José Imbroda recomienda a Aberchan que mantenga “el ataque patriótico ahora y en el futuro pero sin llegar al histerismo”.