Rajoy asegura que no le preocupa la rebelión de los barones por el déficit

El presidente advierte que "las discusiones públicas no son útiles" y confía en llegar a un "acuerdo sensato"

Mariano Rajoy ha hecho gala este jueves de nuevo de su imagen de hombre tranquilo. La rebelión de sus barones contra el déficit a la carta se recrudece. Algunos lanzan palabras cada vez más gruesas contra los supuestos privilegios de Cataluña. Otros, a los que les interesa el déficit asimétrico —como el valenciano Alberto Fabrase enfrentan ya a sus compañeros del PP que lo rechazan. Pero el presidente del Gobierno asegura que este asunto apenas le preocupa.

“A mí no me preocupa este tema. Creo que llegaremos a un acuerdo, estoy seguro”, ha vaticinado el líder del PP. Ante una segunda pregunta sobre la cuestión, Rajoy ha tratado de minimizarla y ha mostrado que su cabeza está en otra cosa, sobre todo en la negociación europea. “Este, créanme, no es el tema más importante de la economía española”, ha asegurado antes de insistir: “Estoy convencido de que es un tema que se va a resolver sin mayores dificultades ni problemas”.

El lunes, el jefe del Ejecutivo había sido más tajante y lanzó un mensaje claro a sus barones. Les pidió generosidad y les recordó que si no hay acuerdo, el Gobierno tendrá la última palabra y por tanto puede imponer el déficit a la carta, que ya es una decisión firme tomada por el Ejecutivo aunque aún no se ha definido con qué criterios se repartirá y cuánto le tocará a cada uno. Los barones no hicieron ni caso al presidente y poco después de que él hablara ya empezaron las escaramuzas.

El líder del PP ha querido volver a pedir calma este jueves pero lo ha hecho en un tono distinto, muy suave, lamentando la polémica y minimizándola a la vez. “Las discusiones públicas no son útiles y ya saben que yo soy poco dado a ellas”, ha lanzado como llamada de atención ante las reclamaciones de los barones populares en Madrid, Extremadura, Galicia, Aragón, Castilla y León, Cantabria y La Rioja. “Pero qué le vamos a hacer. Creo que llegaremos a un acuerdo sensato en su momento, cuando se convoque el Consejo de Política Fiscal”, esto es a finales de junio o probablemente ya en julio. Rajoy no ha querido así decir una palabra del asunto central de la polémica y sobre el que versaba la segunda pregunta: ¿Se está dando un trato de favor a Cataluña por motivos políticos? Es lo que está de fondo en la rebelión de los barones pero el presidente no quiere entrar para no engrandecer una polémica compleja de resolver.

Rajoy parecía mucho más centrado en Europa. Y con ganas de que cambien cosas. “Llevamos seis trimestres en la UE con crecimiento negativo. Esto no se había producido nunca. Desde el tercer trimestre de 2009 el PIB de la UE cayó un 2,9% y el de EEUU creció un 3,3%. Seguimos en recesión. Hay que moverse”, señaló mostrando su apuesta por políticas de estímulo como las de EE UU, aunque nunca llega a decirlo tan claramente.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50