Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rubalcaba envía a Rajoy su propuesta de pacto de Estado

El líder socialista ve "compatible" pedir la dimisión del presidente y ofrecerle un gran acuerdo

La Ejecutiva Federal ha aprobado un documento con su propuesta para salir de la crisis

ATLAS

El PSOE ha enviado esta misma tarde al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy -y más adelante lo hará a los agentes sociales, grupos parlamentarios y gobiernos autónomos-, su propuesta para un pacto de Estado, con nueve ejes básicos, según ha anunciado en rueda de prensa el secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba. "Sabemos que el acuerdo es difícil, pero merece la pena intentarlo", ha insistido el líder socialista -prácticamente con las mismas palabras que utilizó la semana pasada en el pleno del Congreso-, poco después de que la Comisión Ejecutiva Federal aprobara la propuesta del PSOE para superar la crisis económica y él presentara el documento por tercera vez en ocho días. "Los españoles quieren que haya un acuerdo", ha recalcado.

Según Rubalcaba, esa oferta de gran pacto nacional "no es incompatible" con pedir la dimisión de Rajoy, cosa que él hizo hace tres meses y hoy ha mantenido, sin explicitarla. "Mi responsabilidad es pedirla. Y la suya... si quiere irse, bien, y si no, es su responsabilidad... Yo sigo pensando que los problemas [de Rajoy] para gobernar siguen ahí, pero no voy a estar todos los días con el: "Váyase, señor Rajoy... Sigo pensando lo que pensaba, pero mi obligación es poner sobre la mesa este pacto", ha explicado. El secretario general de los socialistas sí ha subrayado que no pretende "montar frentes" de oposición al PP (si el Gobierno rechaza el acuerdo pero el resto de agentes se suma) y ha rehusado ponerse plazos. "Voy a esperar la respuesta del presidente del Gobierno. Seremos flexibles".

El documento de propuesta para la reactivación económica que ha aprobado la Ejecutiva Federal del PSOE está justificada, ha dicho Rubalcaba, por "la inacción del Gobierno ante la crisis" y por las cifras de desempleo, que alcanza ya el 27% de la población. Además, el PSOE considera que "las cosas en Europa están cambiando", la austeridad a rajatabla está siendo poco a poco aparcada, y España tiene que aprovechar ese giro para "cambiar cosas". El documento aún no tiene memoria económica; la tendrá, afirmó Rubalcaba, más adelante.

Los nueve puntos que propone el PSOE para buscar un gran acuerdo nacional son estos: sanidad y educación ("tenemos que decidir cuánto dinero nos vamos a gastar en esto en los próximos años"); pensiones ("hay que reforzar el pacto de Toledo"); política de vivienda; control de precios; modelo fiscal; política de crecimiento e industrial; reformas para "garantizar la competitividad" en sectores como el energético; reforma de las administraciones públicas y Ley de Transparencia (que incluiría, tangencialmente, la lucha contra la corrupción). El objetivo sería "diseñar una salida de la crisis en la que nadie quede atrás".

Las principales propuestas económicas del PSOE son las mismas que ya anunció Rubalcaba hace una semana: un plan para evitar despidos (haciéndose cargo el Estado de una parte de los sueldos en empresas en crisis) y el uso de parte del dinero del rescate bancario aún no utilizado para crear una línea de crédito para familias y pequeñas empresas. Esta última medida fue cuestionada por Bruselas nada más plantearla el PSOE hace ocho días. Hoy Rubalcaba la ha mantenido. Además, ha propuesto que los bancos que ya han recibido dinero público puedan ser obligados a conceder créditos; ventajas fiscales para empresas que amplíen plantilla, préstamos de hasta 30.000 euros por cada contrato indefinido y un amplio catálogo de medidas dirigidas a combatir el paro juvenil.

Para apuntalar su propuesta de la necesidad de un pacto de Estado, el secretario general del PSOE ha recordado que las encuestas reflejan que los ciudadanos lo están pasando mal y que quieren que los políticos pacten. Eso es, según Rubalcaba, lo único en lo que coinciden todas las encuestas, y él lo encuentra lógico: "Una sociedad desesperanzada es normal que desconfíe de sus políticos". De la pérdida de apoyo electoral de su partido y su propia valoración personal en esos sondeos, muy baja, no ha opinado. Pero sí ha afirmado que considerar que el bipartidismo PP-PSOE se desploma es "prematuro".

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información