Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía mexicana investiga el asesinato de dos comerciantes españoles en Sinaloa

Los dos empresarios estaban esposados y con impactos de bala en el interior de un coche

Labores de rescate de los cadáveres de los españoles LÍNEA DIRECTA

La fiscalía mexicana aseguró este domingo que investigará a fondo el asesinato de dos comerciantes de ropa españoles que fueron encontrados el sábado muertos y con signos de haber sido torturados en el interior de un coche en Culiacán, Sinaloa, al noreste de México. Los familiares de los asesinados están realizando trámites en esa ciudad para repatriar los cadáveres a España.

Las autoridades no han dado ninguna pista sobre el motivo del secuestro y asesinato de estos dos hombres y se limitaron a informar de que llegaron una semana antes para vender ropa en los pueblos de alrededor. La comitiva de vendedores ambulantes estaba compuesta por cuatro personas que alquilaron tres coches en Guadalajara, Jalisco, en el centro del país, y pasaron unos días recorriendo la región norteña vendiendo abrigos hasta que dos de ellos desaparecieron.

Tras varios días sin tener noticias, los cadáveres de José Montoya y Fernando Carmona, de 58 y 57 años, fueron rescatados de las profundidades de un riachuelo. Los cuerpos estaban esposados en la parte trasera de un coche y presentaban varios disparos de bala en el cuerpo y en la cara. La voz de alarma la dio el vecino de un pueblito agrícola llamado Villa López Mateos, localidad devota de la virgen de Guadalupe y San Francisco de Asís, al que le extrañó ver la parte trasera de un vehículo sobresaliendo del agua.

Los empresarios que procedían de Sevilla y Madrid se hospedaban desde finales de abril en Flamingos, un modesto hotel de las afueras de Culiacán, la capital de Sinaloa. "Lejos de la mirada de la ciudad", se publicita el establecimiento. Compartían una habitación y apenas pasaban tiempo en el hotel. Salían a primera hora de la mañana y no regresaban hasta la noche. El día 4 de mayo salieron para no volver más. Una persona que les acompañaba denunció su desaparición, preocupado tras varios días sin tener noticias suyas. Los empleados del hotel aun guardan sus pertenencias.

Las autoridades locales detallaron en un primer momento que los comerciantes estaban realizando un recorrido gastronómico cuando fueron secuestrados, algo que suena muy poco creíble en una región con una alta tasa de asesinatos en la que predominan las batallas entre carteles de la droga. Sinaloa es uno de los Estados más violentos del país y es sede del grupo criminal que comanda Joaquín El Chapo Gúzman, el hombre más buscado del mundo. “Nadie que estuviese mediamente informado haría turismo por estas zonas”, señaló una fuente diplomática.

Los responsables del secuestro ejecutaron a sus víctimas y lanzaron su coche con ellos dentro a un canal del río Humaya. La mayoría de los pueblos de alrededor fueron desplazados de la orilla del río y levantados tierra adentro en la década de los sesenta por la construcción de una presa. La zona no destaca por su gastronomía ni mucho menos. Los cadáveres de los comerciantes presentaban signos de descomposición, por lo que la policía cree que murieron hace ya varios días. La fiscalía mexicana ha hecho saber además que uno de los tres coches en los que viajaban está en un taller mecánico, aunque no se ha explicado cuál es la relación de este detalle con el caso.

El asesinato de estos dos empresarios se suma a otras tragedias puntuales ocurridas a españoles en México. En febrero fueron agredidas sexualmente seis chicas españolas en la ciudad turística de Acapulco, en la costa del Pacífico mexicano. En febrero dos hermanos españoles, José Luis y Juan Bustamante, aparecieron en una carretera del Estado de Michoacán (oeste de México), tras haber sido asaltados y maltratados, según explicaron ellos. Al igual que los dos asesinados de ahora se dedicaban al comercio ambulante.

Si bien los ataques a extranjeros no son algo frecuente en México, el país vive desde la legislatura anterior (2006-2012) una situación compleja por la violencia vinculada a las actividades del crimen organizado. El nuevo gobierno, dirigido por el presidente Enrique Peña Nieto, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), anunció en abril que los índices de homicidios vinculados a la delincuencia organizada habían descendido un 17% en el primer cuatrimestre del nuevo gabinete, de 5.127 a 4.294 muertos.

Para orientar sobre cuestiones de seguridad a los españoles que visitan México, el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación ofrece información a través de su página web. Ahí se incluye a Sinaloa como zona de riesgo. De este Estado, en la web de Exteriores se dice que las “zonas limítrofes y de montaña” deben ser evitadas por los viajeros. También se considera zonas de riesgo medio la ciudad sinaloense de Culiacán, donde ha sido encontrado el coche con los dos españoles muertos. Según las recomendaciones de Exteriores “se pueden visitar y permanecer en esta zonas. No obstante, se recomienda extremar la precaución”.