Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP defiende la participación política frente a “la calle”

Gallardón pide huir de "la autocomplacencia" pero defiende a los partidos políticos

Ampliar foto
La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, durante su participación en la clausura, ayer, en San Sebastián, de la jornada de debate "¿Nos representan?". EFE

La dirección nacional del PP aprovechó ayer una mesa redonda sobre representatividad de los políticos y su relación con los ciudadanos para reafirmarse en su postura frente a los movimientos sociales y a las protestas de “la calle”. La número dos del partido, María Dolores de Cospedal, que recientemente calificó los escraches de “nazismo puro”, defendió el modelo clásico de participación política y se dirigió indirectamente a colectivos como la Plataforma de Afectados por la Hipoteca.

“Si quieren representar a un grupo de población y a unos intereses determinados o a una forma de ver y estar en la sociedad”, afirmó, “deberían participar en el juego de la representación”. De no hacerlo, dijo, estarían “aprovechando el sistema democrático que permite la libertad de expresión a todo el mundo” sin pasar “por el ejercicio de responsabilidad que es aceptar unos compromisos para que los ciudadanos le puedan preguntar y exigir”.

Cospedal propuso un pacto entre PP y PSOE para que los Ayuntamientos “tengan como alcalde a aquel que tiene la inmensa mayoría de la representación popular” en las elecciones locales, al margen del “juego de alianzas”. Precisamente ayer, colectivos ligados al 15-M empezaron a estudiar la posibilidad de presentarse a las elecciones con un partido al estilo del Movimiento Cinco Estrellas (M5S) que lidera en Italia el cómico Beppe Grillo.

No a las listas abiertas

Antes que Cospedal, el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, hiló en la mesa redonda celebrada en San Sebastián —en la que participó, entre otros, Benigno Pendás, director del Centro de Estudios Políticos y Constitucionales— una defensa de los partidos políticos como piezas necesarias para “estructurar la democracia”. “Si optamos”, dijo, “por dar validez al modelo con la reconstrucción que sea necesaria de aquello que haya fallado, tenemos que tener cuidado de dos extremos: uno, ser autocomplacientes, sería un error mayúsculo; y otro, hacernos a nosotros mismos una enmienda a la totalidad”.

Entre esos dos extremos, el PP debatió ayer y viene reflexionando en las últimas semanas sobre las listas abiertas. En contra del criterio del PP de Madrid, ayer, dirigentes como el portavoz del Congreso, Alfonso Alonso, y Gallardón, se mostraron partidarios de mantener el modelo actual, que solo prevé listas abiertas en el Senado.