Un clásico de la corrupción: jardín de regalo para políticos

Anticorrupción y la policía de delincuencia económica destapan el ‘caso garden’ en Mallorca

Los relatos populares sobre la corrupción en Mallorca –más cerca de la realidad que de la leyenda-identifican varios jardines esplendorosos en chalés de diferentes políticos o exautoridades que florecían con ellos en el cargo y reverdecían con ejemplares de especies idénticas o muy parecidas a las que adornaban muchas zonas verdes públicas. Palmeras, olivos antiguos trasplantados... además de una obsesión por lo tropical en el seco Mediterráneo. Era como si la contrata de jardinería tuviera una versión doble paralela: la obra del pueblo y la privada. Y ahora todo apunta a que las dos versiones se regaban con fondos públicos.

Un funcionario vigilante de carreteras del Consell de Mallorca está imputado en un escándalo porque recibió de regalo una pista de fútbol sala y árboles de una constructora de una vía. La concesionaria instaló la iluminación en el jardín del director de carreteras. Al director de la obra se le regaló un chalé nuevo.

Más información
Dos detenidos por regalos a cargos mallorquines de una trama de UM

En un pueblo del centro de Mallorca, una empresa contratista de la jardinería local transportó en un camión árboles para las plazas locales, pero también otros con una etiqueta en la que figuraba la dirección del chalé del alcalde. Una confusión se dijo. La espectacular mansión del político cuenta con un circuito de paredes de piedra en seco, tan características de las tierras de Baleares, donde la narración vecinal extiende dudas sobre quien pagó realmente las miles de horas de trabajo.

Un penalista que conoce los intestinos de esas tramas y los manejos económicos clandestinos de Mallorca ha explicado que “los jardines y piscinas regalados por un concesionario son un clásico de la corrupción. Es una dádiva permanente que no deja rastro. Es el modelo de crimen perfecto”. Pagos en especie, sin recibo.

Dos fiscales de la fiscalía anticorrupción, Miguel Ángel Subirán y Ana Lamas, en colaboración con del jefe de la Brigada de Policía Judicial, Antonio Cerdá, han incorporado a la densa crónica de la corrupción un nuevo sumario judicial: el caso Garden. Han sido detenidos e imputados dos empresarios de jardinería de una concesionario Mallorca acusados por obsequiar con obras y plantaciones en chalés de al menos dos cargos políticos de Unió Mallorquina (UM), de la legislatura 2003-2007 del Consell de Mallorca.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El guion de la trama real se incrementó este viernes durante el interrogatorio del juez de guardia de Palma, el cinéfilo Juan Pedro Yllanes. La confesión de unos jardineros ayudó a destapar el escándalo y dio pistas de los supuestos cohechos, de la trama de negocios sucios y favores ligados a las concesiones a largo plazo para el mantenimiento de los jardines de las carreteras. Los implicados están acusados de participar en hechos enmarcados en episodios de supuesta malversación de caudales públicos, fraude, falsedad y cohecho. Es una derivada del caso Peaje, de la adjudicación de la obra y explotación de la carretera desdoblada Palma-Manacor que costó más de 120 millones. El juez acordó este viernes por la tarde prisión provisional bajo fianza de 25.000 euros para cada uno de los detenidos.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS