Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
PERFIL

Un cachorro del ‘jefe’

César Luena asumirá nuevas responsabilidades en la dirección del Grupo Parlamentario

César Luena, a la izquierda, es uno de los jóvenes destacados en el PSOE
César Luena, a la izquierda, es uno de los jóvenes destacados en el PSOE

“Estoy disponible para lo que diga la dirección”. César Luena no quiere adelantar nada más, a la espera de lo que ocurra esta tarde en la reunión de la dirección federal del PSOE que, previsiblemente, decidirá su incorporación a la dirección del grupo parlamentario socialista.

Tiene solo 32 años, pero ya ha dedicado diez de ellos a la vida pública. Licenciado en Humanidades y diplomado en Estudios Avanzados en Historia Antigua por la Universidad de La Rioja, Luena, diputado en el Congreso, se ha mostrado siempre como fiel defensor de su secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba. Antes y después del Congreso de Sevilla. También es un hombre cercano a la vicesecretaria, Elena Valenciano, que es quien ha salido más reforzada de los últimos movimientos en el PSOE. Y a Óscar López, el secretario de Organización ahora cuestionado tras el caso Ponferrada.

Irónico, activo, muy de aparato y poco señalado en el parlamento, antes de llegar a las bancadas del Congreso, fue concejal en el pequeño municipio riojano de Bobadilla (poco más de 150 habitantes) entre 2003 y 2007. Ese fue su trampolín en la vida institucional, pero en la orgánica, desplegó su actividad desde las Juventudes socialistas, organización para la que fue elegido secretario federal de Organización en 2007. Pero aprovecha cualquier motivo para nombrar y ensalzar su tierra, La Rioja.

Ese fue el año de su despegue, el momento en el que también fue elegido diputado regional en el parlamento riojano, por lo que abandonó su escaño en Madrid, al que volvió en 2011.

Desde enero de 2012 es secretario general de los socialistas riojanos, después de arrebatar el puesto a sus dos oponentes. Fue Valenciano, directora de campaña de Rubalcaba, la que decidió que Luena formara parte del comité electoral, en el que se le encomendó la coordinación de los equipos de voluntarios de todas las federaciones del PSOE, alrededor de 80.000 personas que estuvieron bajo su mandato en los diferentes actos electorales.

En uno de los momentos críticos para Rubalcaba, tras las elecciones vascas y gallegas, César Luena, como secretario general de La Rioja, fue uno de los que mostró su férreo apoyo a Rubalcaba. "Tenemos que hacer autocrítica, porque algunas cosas nos las hemos ganado a pulso, y eso hay que admitirlo", dijo tras conocer los resultados electorales, a lo que añadió: “No, por supuesto que no debe dimitir, ni él ni nadie”, en referencia a las responsabilidades que, desde algunos ámbitos pidieron entonces al secretario general del PSOE.