Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido el administrador de una sala de subastas por contrabando con marfil

La Guardia Civil interviene 111 piezas en dos locales de Barcelona

Algunas de ellas alcanzan los 16.000 euros de precio de salida

Entre el material incautado destaca una talla de gran calidad realizada en un colmillo de mamut

Algunas de las piezas de marfil intervenidas por la Guardia Civil cuando iban a subastarse.
Algunas de las piezas de marfil intervenidas por la Guardia Civil cuando iban a subastarse.

La Guardia Civil ha intervenido 111 piezas de marfil tallado cuando iban a ser subastadas en dos salas de Barcelona. El administrador de uno de estos locales ha sido detenido, acusado de contrabando. El lote incautado en su establecimiento alcanzaba un valor de 206.000 euros. Algunas de las piezas intervenidas tenían un precio de salida de 16.000 euros. Destaca especialmente una talla de gran calidad realizada en un colmillo de mamut.

La procedencia del marfil intervenido podría tener su origen en colmillos de elefante obtenidos como trofeos de caza en Botsuana, Zimbabue, Namibia y Sudáfrica —los cuatro países africanos en los que esta actividad está permitida—. También podría proceder de la caza furtiva, para su venta en bruto a ciudadanos orientales que dominan el arte tradicional del tallado. Una vez elaborados y envejecidos artificialmente para ocultar su origen, en España salen al mercado como antigüedades de importación.

El suministro de las tallas de marfil se realizaba como depósitos de particulares y, también, de algunas empresas de otras provincias. Tanto el vendedor como el adjudicatario pagaban comisiones al subastador. Por tanto, se generaba una transmisión de tallas de marfil indocumentadas que continuaban siendo ilegales en manos de los nuevos adquirientes.

El Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil detectó en Barcelona posibles operaciones relacionadas con el tráfico de marfil de elefante —el elefante africano es una especie protegida— que dieron pie al inicio de la investigación que ha culminado con la inspección de las dos salas de subasta.

En la primera actuación en una de estas salas de subastas la Guardia Civil intervino 24 piezas que estaban pendientes de puja. Todas carecían de la documentación internacional que acreditara el origen lícito de las tallas. El precio de salida a subasta era de 10.500 euros en su conjunto, por lo que la Guardia Civil instruyó diligencias por infracción de contrabando, al tratarse de actividades comerciales con partes de especímenes protegidos, como el elefante blanco, que está en riesgo de extinción.

La segunda inspección en otra sala de subastas permitió que otras 87 piezas de marfil talladas, de gran valor, fueran intervenidas antes de que comenzara la puja. Fue en este establecimiento en el que algunas de ellas alcanzaban un precio de salida de 16.000 euros. El material tampoco contaba en este caso con la documentación que autorizase su comercio o su procedencia legal, ni su fecha de entrada en España, ni de justificantes de pago de aranceles aduaneros, lo cual las convierte en género de contrabando. Por ello, el administrador del local fue detenido.

Una de las piezas intervenidas en esta segunda actuación se trata de una talla religiosa budista realizada en un colmillo de marfil de mamut, que tiene un gran tamaño y calidad de tallado. Al tratarse de un animal extinguido hace varios milenios, tiene un excepcional valor en el mercado.