Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“En materia fiscal y contable, yo no sé”, dice el yerno del Rey

Urdangarin aseguró que se inició en los negocios de Nóos por indicación de Esade y Torres

“En materia fiscal y contable yo no sé”, contestó Iñaki Urdangarin al fiscal. El yerno del Rey, que se presenta como máster y profesor colaborador de la escuela de negocios Esade, aseguró al juez que se inició en los negocios de Nóos por indicación de la cúpula del centro y la mano guía de su exsocio Diego Torres, del que siempre aprendió.

El olvido —“no recuerdo”—, la negación y la supuesta ignorancia —“No, no sé”— fueron sus puntos de apoyo reiterados decenas de veces durante el interrogatorio del pasado 23 de febrero.

Es la fórmula que usó para contestar a la abogada del Estado, María Dolores Ripoll, que quiso recabar información para las pruebas sobre los tres supuestos delitos fiscales de los que se acusa al yerno del Rey. “Mis asesores llevaban ese tema... Pues no tengo ni idea… No recuerdo cuál fue el criterio”, se evadía del sucesivo interrogatorio. El fiscal y de la abogada fueron muy insistentes en los detalles de la supuesta trama de pagos a empleados ficticios de Aizóon (la empresa de Urdangarin y la infanta), que supuestamente sirvieron para eludir el pago de impuestos.

El duque de Palma facturó a través de Aizóon los ingresos directos de sus participación en los consejos de administración y asesorías de la presidencia de grandes empresas internacionales: Motopress, Altadis, Mixta África, Pernod Ricard, Seeliger y Condé, Lagardère, Aceros Bergara, Havas Sports. Así pagaba muchos menos impuestos.

Hacienda atribuye a Urdangarin tres delitos fiscales, dos por la declaración del impuesto de la renta de 2007 y 2008 y uno por el impuesto de sociedades de 2008.

Trabajos de asesoría

El fiscal Horrach y la abogada Ripoll enumeraron, una a una, las identidades de los empleados domésticos y numerosos familiares de Urdangarin que figuraron en la teórica nómina de Aizoon. Según el imputado, le efectuaban trabajos de asesoría, para sus funciones de consejero y asesor de las grandes compañías. La acusación sostiene que es un fraude.

“¿Qué tipo de tipo de perfil tenía como trabajadora, qué tipo de proyectos le encargaba usted?”, inquirió la abogada sobre una ficticia asesora. “No lo sé, no me acuerdo. Yo sé que había pedido proyectos de motor, pero claro ya no me acuerdo a qué persona”, contestó Urdargarin.

“Si hay alguna anomalía, no tengo ningún problema en regularizar lo que tenga que hacer”, llegó a decir al fiscal Horrach sobre las nóminas de sus teóricos empleados.

Más información