Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los 21 inmigrantes que entraron en Melilla a lo kamikaze, devueltos

Los sin papeles arremetieron con coches contra las vallas a gran velocidad

Derribaron las alambradas y puertas fronterizas

El Gobierno ha devuelto a Marruecos los 21 inmigrantes de origen subsahariano que han entrado a Melilla a bordo de coches kamikazes y ha reforzado la seguridad en los puestos fronterizos para evitar este tipo de acciones en las que los sin papeles entran a toda velocidad por las aduanas, echando abajo barreras y vallas de las puertas fronterizas.

Así lo ha informado este miércoles en rueda de prensa el delegado del Gobierno, Abdelmalik El Barkani, después de que en tan solo tres días dos vehículos, uno con doce inmigrantes a bordo y otro con nueve, accedieran a Melilla dando un acelerón para sortear primero los controles marroquíes y por último los españoles, derribando incluso las barreras que les iban poniendo en sus caminos hacia suelo español, una situación que ha calificado como "inadmisible".

El Barkani ha señalado que el Ejecutivo actuará "con firmeza" ante estas entradas violentas propiciadas según dijo por "las mafias de la inmigración", que ponen en riesgo las vidas no solo de los propios indocumentados sino también de los miembros de las fuerzas de seguridad que controlan los puestos fronterizos y las personas que por allí transitan.

La primera medida, a diferencia de lo que ocurre con los inmigrantes que llegan saltando la valla, en patera, nadando o en dobles fondos, ha sido devolver a Marruecos a los inmigrantes que van en vehículos kamikazes, como los ha denominado el delegado del Gobierno, y que suponen una peligro para todos, como demuestra que tres policías marroquíes y dos marroquíes resultaran heridos en el primero de esta acciones.

Esta devolución, según ha explicado, se ha podido hacer tras aplicar el acuerdo de repatriación que existe entre España y Marruecos alcanzado en el año 1992 pero que no ha entrado en vigor hasta veinte años después, en diciembre de 2012, después de su publicación en el Boletín Oficial del Estado.

La segunda medida, según ha añadido el representante gubernamental, ha sido situar más obstáculos en los puestos fronterizos, consistentes en vallas de contención llamadas New Jersey, situadas en zigzag, para impedir la entrada a la carrera de estos coches kamikazes.

Por último, Abdelmalik El Barkani ha anunciado que prácticamente se ha duplicado el número de efectivos de la Brigada Policial de Respuestas a la Inmigración Clandestina, que pasa de 13 miembros a 24, para combatir este fenómeno social.

El delegado del Gobierno ha admitido que estas acciones van a afectar a la agilidad en el tránsito fronterizo entre Melilla y Marruecos pero ha destacado que es más "prioritaria" la seguridad, por lo que ha podido comprensión a quienes pasan la frontera.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >