Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mínimo histórico de las muertes en carretera, que caen a niveles de 1960

Los accidentes descendieron el 12% en 2012, por noveno año consecutivo, con 1.304 fallecidos

La principal causa es la salida de vía

El Gobierno reducirá la velocidad en carreteras secundarias la próxima primavera

El Gobierno de Mariano Rajoy logra dar de 2012 una buena noticia. Las víctimas mortales de tráfico descienden por noveno año consecutivo. El año pasado, 1.304 personas fallecieron en carretera, en 1.179 accidentes mortales, lo que supone una reducción de un 12%. También disminuyó el número de heridos. Un total de 6.161 personas sufrieron heridas graves, 783 menos que el año anterior.

El balance provisional recoge las víctimas en las 24 horas posteriores al siniestro, el mismo método de la anterior dirección, socialista, y que el nuevo equipo, liderado por María Seguí, aseguró que solo reflejaba una “fracción del problema”. Uno de sus “primeros retos”, dijo Seguí poco después de tomar posesión de su cargo, era ofrecer un cómputo real de fallecidos a 30 días en carretera y ciudad, que, según dijo este miércoles, estará listo en 2013.

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, informó del descenso de fallecidos en la que calificó de “tradicional” rueda de prensa de Tráfico. Sin embargo, el año pasado, cuando el director de la DGT era aún Pere Navarro, nombrado por el PSOE, y se lograba por primera vez reducir el umbral psicológico de 1.500 fallecidos —hubo 1.484— Fernández no organizó la tradicional cita y aprovechó el acto de toma de posesión de los cargos de segundo nivel en Interior para dar a conocer “los magníficos datos”.

El número de desplazamientos baja un 4,5% por la crisis económica

“Yo mismo acababa de tomar posesión y era lógico atribuírselo a quien lo había logrado con su gestión”, recordó este jueves el ministro. “Era la más baja”, reconoció. Pero esta vez, Fernández quiso expresar su “satisfacción” al haber conseguido, junto a la nueva responsable de Tráfico, María Seguí, un nuevo récord, que atribuyó a las políticas en seguridad vial y la educación ciudadana: 180 fallecidos menos en carretera. “Este descenso nos complace porque es la cifra más baja desde 1960, pero no estamos satisfechos porque todavía hay 1.304 razones para seguir trabajando”, señaló Fernández. En efecto, los accidentes en carretera han vuelto a los niveles de 1960. Pero entonces el parque automovilístico era de un millón de vehículos —ahora es de 31— y solo había dos millones de conductores, frente a los 26 actuales.

No obstante, el ministro admitió que el año pasado disminuyó el número de desplazamientos un 4,5% por la crisis económica —un descenso continuado en los últimos años— pero puso en valor que la reducción de la mortalidad es superior, un 12%, aun cuando la crisis también ha contribuido al envejecimiento del parque automovilístico y a la reducción de las inversiones en carretera.

La salida de vía sigue siendo la principal causa de accidente. Jorge Fernández llamó también la atención sobre los atropellos a peatones, que son la segunda causa de muerte en vías de gran capacidad y la cuarta en secundarias.

Aumenta un 10% el número de víctimas en ciclomotor que no usaban casco

Por edades, ha aumentado el número de fallecidos en la franja de ocupantes de vehículos inferior a 14 años, donde han muerto 13 menores más que en 2011. Nuevamente, la franja de edad que ha experimentado el mayor descenso de mortalidad es la comprendida entre los 15 y los 24 años.

El titular de Interior mostró este jueves su preocupación por el incremento de ciclistas muertos, un total de 47 (14 más) y por el aumento de fallecidos entre los usuarios de motocicletas y ciclomotores que no usan casco, de un 1% en el primer caso y de un 10% en el segundo. “En los municipios pequeños hay una cultura permitida por las autoridades locales de no usar casco en las motos de baja cilindrada”, criticó Fernández, que anticipó que esta será una de las líneas de actuación en 2013.

En cuanto al balance sobre la medida estrella de la DGT en 2012, los controles antidroga, Fernández aseguró que hasta octubre se realizaron 4.206 pruebas, en las que 2.528 conductores (60%) dieron positivo. El ministro recordó que el análisis se realiza a quienes dan negativo en la prueba de alcoholemia y son sospechosos de haber consumido drogas. Sin embargo, según adelantó Fernández, a partir de 2013 los controles se “universalizarán y se harán con carácter aleatorio”, sin estar ligados a la sospecha del consumo ni a la prueba de

La directora de Tráfico, María Seguí, insistió en la “tolerancia cero” al alcohol y las drogas en la conducción y recordó que, según el Observatorio Nacional de Drogas, España está a la cabeza del consumo en Europa. Aunque no ofreció un perfil del conductor que consume drogas –las pruebas se hacen a los sospechosos de haberlas consumido-, sí señaló que los datos arrojan que el consumo afecta por igual a hombres y mujeres, tanto de día como de noche.

Más despacio por las vías secundarias

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, confirmó este jueves la disminución de la velocidad en las carreteras convencionales, que ya anunció el pasado junio, y que estará contemplada en el nuevo Reglamento General de Circulación, cuya aprobación está prevista para la primavera de este año.

Hasta el momento, la velocidad máxima en las carreteras secundarias era de 100 kilómetros por hora, en las vías con más de 1,5 metros de arcén, y de 90, en las que el arcén es inferior —el ministro insistió erróneamente durante toda la comparecencia en que el límite máximo en vías secundarias es de 110 por hora—. Fernández había avanzado hace meses que la nueva velocidad sería de 90 kilómetros por hora, aunque no ha querido confirmar este límite.

Según el titular de Interior, el motivo de la disminución es la mayor accidentalidad en las vías convencionales con respecto a las de alta capacidad. En 2012, el 77% de los accidentes mortales ocurrieron en este tipo de carreteras.

No está tan claro, sin embargo, el posible aumento de velocidad en autopistas y autovías, que, según dijo el ministro, está todavía en estudio. No obstante, en caso de aprobarse, Fernández aseguró que el nuevo límite máximo sería variable, es decir, dependería de factores como el clima o el estado de la carretera. En cualquier caso, ligó el aumento de velocidad a una mejora económica del país.

Más información