Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior vuelve a enredar con el borrador contra Artur Mas

Asuntos Internos, que debería investigar la filtración, vuelve a elaborar unas conclusiones que corresponden a la policía judicial

El Ministerio del Interior embarra cada semana algo más la historia del borrador policial fantasma publicado por El Mundo y que insinuaba la posible implicación del presidente de la Generalitat, Artur Mas, y del expresidente Jordi Pujol en el cobro de comisiones del caso Palau. Esta vez, de nuevo, la unidad de Asuntos Internos de la Policía ha intervenido más allá de sus límites, convirtiéndose en investigador bis del caso Palau sin que ningún juez se lo haya encomendado.

Ahora, Asuntos Internos ha elaborado unas conclusiones provisionales sobre el borrador que no contienen ninguna novedad sobre el objeto de su investigación —siguen sin saber, un mes después, quién elaboró y filtró el informe— pero que incluyen la existencia de una supuesta información “nueva” que debe verificarse, pero que podría ser “muy esclarecedora” para investigaciones judiciales en marcha. Una vez más, nadie explica por qué esta información “nueva” posterior a la publicación del borrador es manejada por Asuntos Internos en vez de por la policía judicial.

La labor de Asuntos Internos es investigar quién elaboró el borrador fantasma y quién lo filtró a El Mundo, dado que la Unidad de Delitos Económicos y Financieros (UDEF) —los realmente encargados del caso Palau— se ha desentendido por dos veces ante el juez, verbalmente y por escrito, tanto de la autoría del informe (que llevaba su membrete), como de su contenido. Pero —y ya van dos veces—, en vez de centrarse en sus tareas, Asuntos Internos prefiere manejar personalmente las denuncias y la información sobre casos de corrupción política que nada tienen que ver con las posibles irregularidades en la actuación de un agente de policía.

La unidad ha recibido el respaldo del ministro del Interior, Jorge Fernández, en sus actuaciones. Primero, el jefe de Asuntos Internos se reunió con el fiscal del caso en Barcelona para pedir el registro de la sede de Convergència y para solicitar hacerse cargo del caso. La reunión resultó extremadamente sorprendente para el fiscal, que asegura que no entendió qué pintaba Asuntos Internos en el asunto y dice que, además, no se le presentó un solo indicio sólido que permitiera investigar nada. A pesar de todo ello, el ministro avaló públicamente esta reunión.

El Consejo Fiscal tratará hoy todo lo relativo al informe y a la actuación de la Fiscalía de Cataluña.