Doble ataque sin heridos a un convoy del Ejército español en Afganistán

Los ataques, realizados con artefactos caseros, no ocasionan víctimas

Un convoy de tropas españolas ha sido atacado este viernes con dos artefactos explosivos en la provincia de Badghis, al noroeste de Afganistán, sin que haya habido víctimas. La explosión del segundo artefacto improvisado (IED), de fabricación casera, ha sucedido a unos kilómetros de la anterior, cuando la caravana ya había reiniciado su viaje. En ambos casos, solo se hah producido leves daños a dos vehículos blindados Lince.

 La primera carga explosiva ha estallado al paso del convoy por la localidad de Mangan. Tras comprobar que, como ha informado el Ministerio de Defensa, el impacto solo ha afectado a “la chapa”, el destacamento de 18 vehículos ha proseguido su camino. Unas cuatro horas después, otro Lince de la misma caravana ha sufrido otro atentado en un punto no precisado. Tampoco ha habido heridos.

Los soldados españoles estaban participando, según Defensa, en el repliegue de los militares italianos que se están retirando de Badghis.

El convoy realizaba el trayecto desde Bala Murghab hacia el sur a través de la peligrosa ruta Lithium, una vía de 107 kilómetros que pretende conectar la capital de la provincia, Qala i Naw, con Bala Murghab, financiada con fondos españoles.

Junto a los militares españoles, en la caravana también se encontraban miembros del Ejército Nacional Afgano en un ejercicio de instrucción.

La base que hasta ahora ocupaban las tropas italianas en Bala Murghab pasará a estar bajo la responsabilidad de las Fuerzas de Seguridad afganas, que están asumiendo progresivamente la seguridad del país, antes de que los soldados de la OTAN se retiren definitivamente en 2014.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En total, España mantiene desplegados en Afganistán unos 1.500 militares en Badghis y Herat. El grueso del contingente está integrado por miembros de la Brigada Paracaidista Almogávares VI.

El próximo otoño comenzará el repliegue escalonado de las tropas, con la retirada del 10% de sus efectivos. El calendario pactado por el anterior Ejecutivo con Estados Unidos y la OTAN contempla que en 2013 se marche el 40% y el resto en 2014. El ministro de Defensa, Pedro Morenés, apuntó que podría adelantarse la retirada si los objetivos de la misión se cumplen antes de lo previsto.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS