Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Morenés elige a tres generales de prestigio para reformar los ejércitos

Domínguez Buj, Muñoz-Delgado y García-Arnaiz, nuevos jefes del Ejército de Tierra, la Armada y la Fuerza Aérea

El general Jaime Domínguez Buj, el almirante Jaime Muñoz Delgado y del Río y el general Díaz Javier García Arnaiz (izda-dcha), nuevos jefes de los tres ejércitos.
El general Jaime Domínguez Buj, el almirante Jaime Muñoz Delgado y del Río y el general Díaz Javier García Arnaiz (izda-dcha), nuevos jefes de los tres ejércitos. EFE

Los generales más prestigiosos para la tarea más ingrata. A los tres miembros de la cúpula militar nombrados por el Consejo de Ministros les corresponderá cerrar acuartelamientos, disolver unidades, cancelar o recortar programas de armas y licenciar soldados. Cambiar el actual modelo de Fuerzas Armadas por otro más reducido, más flexible y más operativo. Hacerlo, además, con unos recursos que, al menos a medio plazo, serán menguantes y escasos. Pero al menos tendrán la ventaja de contar con el respaldo de sus subordinados, ya que el ministro de Defensa, Pedro Morenés, se ha cuidado de que sean bien aceptados por sus ejércitos.

Estos son los nuevos jefes de Estado Mayor, que sustituyen a los nombrados por el Gobierno del PSOE hace ahora cuatro años.

Jaime Domínguez Buj, jefe del Ejército de Tierra. Nacido en Valencia el 15 de marzo de 1952, casado y con tres hijos, artillero y número uno de su promoción. Desde septiembre de 2009 es el comandante del Mando de Operaciones y, como tal, jefe de las tropas españolas desplegadas en Afganistán, Líbano y las costas de Somalia. En los últimos años ha estado dedicado a la dirección de operaciones: primero, en el Estado Mayor del Ejército y luego, en el Estado Mayor de la Defensa. Precisamente por eso no parecía destinado a un puesto en el que deberá hacer lo contrario que hasta ahora: preparar y adiestrar a las tropas para que otros las manden. Cambiará los combates con los talibanes por las peleas con Hacienda, al menos igual de inciertas, pero mucho menos heroicas. En su favor ha pesado su capacidad de liderazgo y flexibilidad. “Hay que prever hasta lo imprevisible, pero no hay ningún plan que resista el contraste con la realidad”, declaraba a EL PAÍS en 2009.

Francisco Javier García-Arnaiz, jefe del Ejército del Aire. Nacido en Madrid el 4 de diciembre de 1954, casado, con dos hijos, piloto de caza y ataque, instructor de F-18. En 2006 fue jefe de la base de apoyo avanzado de Herat (Afganistán) y, posteriormente, fue adjunto al representante militar ante la OTAN y la UE en Bruselas. En agosto de 2010 fue nombrado segundo jefe del Estado Mayor del Ejército del Aire, el puesto desde el que se dirige el día a día de la Fuerza Aérea y donde mejor se conocen sus problemas y necesidades. Como número dos del Aire sustituyó al general Juan Luis Abad, que estaba llamado a ser el jefe del Ejército del Aire mientras García-Arnaiz volvía a Bruselas ya como representante militar. Pero Abad falleció el 11 de junio y el destino de Arnaiz cambió.

Jaime Muñoz-Delgado, jefe de la Armada. Nacido en Las Palmas de Gran Canaria el 11 de julio de 1952. Viudo y con seis hijos. Es el único que no figuraba en ninguna quiniela, pero no despierta recelos entre sus compañeros pues es “un hombre cien por cien de la Armada”; hijo y hermano de almirantes. Especialista en submarinos (mandó el Siroco en el Adriático durante la guerra de los Balcanes), era jefe de Apoyo Logístico desde enero pasado. Anteriormente fue director de mantenimiento y jefe del Arsenal de Cartagena. Conoce a fondo los problemas de material de la Armada.

La cúpula militar se completa con el almirante Fernando García Sánchez, nombrado jefe del Estado Mayor de la Defensa el pasado 30 de diciembre, que continúa en el cargo. Buj y Delgado ascienden un empleo —a general de cuatro estrellas—, mientras que Arnaiz salta dos, pues era general de división.