Moliner preside su primer pleno al frente del Poder Judicial

El órgano de Gobierno de los jueces reclama la convocatoria de opocisiones

El nuevo presidente del Consejo General del Poder Judicial, Gonzalo Moliner (d), preside su primer pleno tras su toma de posesión.
El nuevo presidente del Consejo General del Poder Judicial, Gonzalo Moliner (d), preside su primer pleno tras su toma de posesión.Paco Campos (EFE)

El primer pleno del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) celebrado bajo la presidencia de Gonzalo Moliner ha advertido al Gobierno y a las Cortes Generales de la necesidad de "culminar" las iniciativas legislativas que son "indispensables" para modernizar la Justicia y garantizar un servicio público de calidad a los ciudadanos.

Así lo ha explicado la portavoz del Consejo, Gabriela Bravo en una rueda de prensa celebrada tras el pleno en el que se ha aprobado la Memoria anual del funcionamiento de la Justicia relativa a 2011, que se trasladará al Parlamento a la vuelta del verano.

La sesión plenaria ha dado comienzo con el compromiso de Moliner de "recuperar la credibilidad" en el órgano de gobierno de los jueces. Para Bravo, será un "magnífico interlocutor" con el poder ejecutivo y el legislativo que transmitirá la relevancia de "apostar por la Justicia". Según ha dicho, es necesario revisar el modelo de demarcación y planta judicial, concluir la oficina judicial tecnológicamente avanzada, establecer la colegiación como nueva fórmula organizativa y aprobar un "cambio real" en el procedimiento penal, el cual da respuesta a casi "dos tercios" de los asuntos que ingresan en los órganos jurisdiccionales.

El CGPJ reclama la convocatoria de oposiciones

El órgano de gobierno de los jueces ha vuelto a reclamar, como ya hizo en abril, la convocatoria de oposiciones para el ingreso en la Carrera Judicial, una cuestión que le preocupa "muchísimo" porque "en un momento de crisis en el que se está atacando tan duramente a las familias, la labor de los jueces puede ser un revulsivo para la salir de esta situación". Así, la portavoz ha enfatizado que es necesario invertir en Justicia, mantener el cuerpo de opositores y "convocar plazas todos los años". "Han quedado una serie de plazas vacantes que además estaban dotadas económicamente y no quedan afectadas por las restricciones que se llevaron a cabo en materia de formación pública".

Tras indicar que esta cuestión será trasladada por Moliner al Ministerio de Justicia, el CGPJ ha puesto en valor algunas de sus recomendaciones para reducir la litigiosidad. Entre ellas, ha apostado por la mediación, incluso en el ámbito penal, el arbitraje, la desjudicialización de las faltas y el principio de oportunidad.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La memoria de 2011 refleja que un total de 9.041.442 asuntos ingresaron en los juzgados en 2011, un 3,4% menos que el ejercicio anterior. Al término del año, el número de asuntos en trámite quedó en 3.063.263, lo que supone un 5% menos que el año anterior. "Es el segundo año consecutivo en el que cae el volumen de litigiosidad. Por primera vez en muchos años la administración de Justicia española fue capaz de resolver más casos de los ingresados", ha indicado Bravo.

La Comisión Disciplinaria del Consejo del Poder Judicial detectó que el 60% de las quejas presentadas derivan de disfunciones ocasionadas por el retraso en los procedimientos judiciales, lo que, ha remarcado Bravo, no es responsabilidad de los jueces. Un total de 36 quejas presentadas por retraso derivaron en expedientes disciplinarios, de los cuales 28 finalizaron con sanción y ocho con resolución de archivo. A lo largo del año, otros cinco miembros de la carrera judicial fueron sancionados por "otros motivos".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS