Cae el delegado del Gobierno en Baleares por su implicación en el ‘caso Gürtel’

José María Rodríguez. concedió contratos bajo sospecha a una agencia de la trama corrupta La Guardia Civil investiga su etapa como consejero de Interior con Jaume Matas (2003-2007)

José María Rodríguez, durante la rueda de prensa que ha ofrecido tras presentar su dimisión como delegado de Gobierno de  Baleares.
José María Rodríguez, durante la rueda de prensa que ha ofrecido tras presentar su dimisión como delegado de Gobierno de Baleares.MONTSERRAT T. DIEZ (EFE)

“Indefenso”, “con la conciencia tranquila” y convencido de que "la justicia y el tiempo" le darán la razón, esta tarde dimitió como delegado del Gobierno de Baleares, José María Rodríguez, veterano dirigente del PP, que está siendo investigado en una pieza secreta derivada de la trama del caso Gürtel. El rastreo judicial se centra en la supuesta malversación de caudales públicos por falsedad de facturas ligadas a la publicidad electoral del PP en 2007. Rodríguez, que lidera el PP de Palma y quiso ser alcalde de la capital de Baleares, negó que el Gobierno y la dirección estatal del partido le indicaran la necesidad de presentar la renuncia.

Más información

Guardias civiles, formalmente a las órdenes del ya exdelegado, están indagando la actuación de Rodríguez en la etapa 2003-2007, cuando era consejero de Interior del Gobierno de Jaume Matas. Rodríguez reclamó al coronel de la Guardia Civil en Baleares que identificara de donde salían las filtraciones a los medios locales, lo que generó la denuncia pública de organizaciones de oficiales y guardias, así como una pregunta del PSOE en el Congreso.

En la etapa 2003-2007, mientras Rodríguez era consejero y controlaba la maquinaria del PP, tramitó encargos publicitarios institucionales a la agencia OverMC de la red de Gürtel, que a la vez ejecutó trabajos políticos para el PP y campañas para diferentes instituciones controladas por el partido que lideraba Jaume Matas.

El nombramiento de José María Rodríguez entrañaba un alto riesgo para el PP y el Ministro del Interior. Polémico e histórico habitante del aparato electoral y de la dirección balear desde los años 80, Rodríguez tenía un amplio fondo de armario. Siempre estuvo en el ojo del huracán aunque nunca ha sido formalmente imputado. Fue mano derecha del polémico Gabriel Cañellas, también del alcalde de Palma, Juan Fageda y, por su compleja biografía fue vetado en las listas por la siguiente alcaldesa del PP, Catalina Cirer. Matas lo apartó de la gestión electoral pero lo nombró consejero de Interior.

"Nunca tendrán que avergonzarse de mi actuación", afirma Rodríguez. "Entiendo que mi continuidad ahora mismo puede perjudicar más que beneficiar al Gobierno. Me va a permitir defender mejor mi inocencia", ha asegurado.

En años, el ex delegado se jactaba de haber sido la autoridad más investigada de las islas. En 2006 los fiscales y la Guardia Civil que investigaban el caso Andratx de corrupción del PP denunciaron supuestas interferencias del entonces consejero y líder del PP. El juez del caso pinchó sus teléfonos y destruyó finalmente cientos de conversaciones. Rodríguez alertó al alcalde de su inminente detención.

Archivado En:

Te puede interesar

Escaparate

Lo más visto en...

Top 50