Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
la legalización de sortu

La línea dura del PP arremete contra el Constitucional y hasta plantea eliminarlo

La presidenta de Madrid dice que los miembros del alto tribunal no son magistrados sino políticos

Califica de "vergüenza" la ponencia de Elisa Pérez Vera sobre Sortu

La sentencia del Tribunal Constitucional que legaliza Sortu no ha sentado nada bien en el PP. Tanto que algunos de sus más distinguidos miembros se plantean suprimir el alto tribunal como órgano independiente y máximo intérprete de la Constitución y convertirlo en una sala del Tribunal Supremo, un órgano generalmente más proclive a las tesis que defiende el PP. Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid, ha dado el primer aldabonazo.

Poco antes de que comenzara el pleno de la Asamblea de Madrid, visiblemente indignada, Aguirre ha asegurado: "A lo mejor hay que empezar a pensar que no tiene que haber un Tribunal Constitucional nutrido por políticos que se hacen llamar magistrados pero que no lo son. Y si hay que hacer recortes a lo mejor hay que empezar a pensar que el Tribunal Constitucional sea una sala del Supremo", ha dicho.

La presidenta madrileña ha añadido: "Hoy es un día muy triste para la democracia. El Tribunal Constitucional ha decidido enmendar de nuevo la plana al Supremo al legalizar a Sortu, un partido que no ha querido condenar los atentados de ETA".

"El Supremo ha fijado los hechos, una sentencia y ha dicho con toda claridad que no se pueda aceptar un partido como Sortu", ha insistido. Aguirre también se ha centrado en algunos de los componentes del Constitucional en particular. "Que casualidad que la señora [Elisa] Pérez Vera sea la misma magistrada que fue ponente de la sentencia del Estatuto de Cataluña y de la sentencia de Bildu. Me parece una vergüenza", ha concluido antes de entrar en el hemiciclo de la Asamblea de Madrid.

Poco antes, la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, había considerado que la legalización de Sortu no es más que "un paso atrás" y un "daño para la democracia". A su entender, con este fallo "la Ley de Partidos pierde su vigencia". Por su parte, la secretaria general del PP, Dolores de Cospedal, ha señalado que "la inmensa mayoría de los demócratas" están "entristecidos y decepcionados" por una resolución que respeta, pero no comparte "en absoluto". Desde el PP vasco, su presidente, Antonio Basagoiti, ha opinado que Sortu "será legal pero no demócrata porque tiene 900 asesinatos detrás y ha sido incapaz de pedir a ETA que desaparezca".

También Jaime Mayor Oreja, vicepresidente del Grupo Parlamentario Popular Europeo, ha criticado duramente la sentencia del Constitucional. "ETA nunca ha acariciado tanto el poder como hoy", ha señalado en declaraciones a Efe. Según Oreja, "legalizar o legitimar" Sortu supone "dar fuerza" a la banda terrorista porque es "un soporte significativo". La sentencia "marcará un antes y un después" en el funcionamiento de ETA, ha zanjado.

"La sentencia del Tribunal Constitucional de ayer es un paso más para la ruptura del territorio español", ha estimado el presidente de las Cortes Valencianas, Juan Cotino en su blog. Según el político popular, el aval judicial lleva a pensar en Sortu como en unos "buenos chicos", lo que les otorgará más votos en las elecciones vascas. "Es un gran error dictar sentencias políticas a favor de unas organizaciones que han amparado, ascendido y financiado a terroristas", ha añadido. Los comentarios de Cotino han desatado las críticas de los socialistas valencianos, que han pedido que rectifique o si no solicitarán su dimisión por cuestionar una sentencia del Constitucional.