Tras la estela de Bildu

La sentencia del Constitucional a favor de la formación hace un año, también por seis votos a cinco, apuntaba ya la tendencia para resolver el futuro de Sortu

La vieja Batasuna, que durante más de tres décadas amparó la actividad criminal de ETA con su silencio y su colaboración, optó en 2010 por rechazar el terrorismo como instrumento de acción política y fundar otro partido, Sortu, en cuyos estatutos figurase este principio. Su intención era volver a las instituciones, de las que había sido expulsada como consecuencia de la Ley de Partidos Políticos aprobada en 2002 contra las formaciones vinculadas a organizaciones terroristas.

“El nuevo proyecto político y organizativo de la izquierda abertzale supone la ruptura con los modelos organizativos y formas de funcionamiento de los que se ha dotado ese espacio social y político en el pasado y, por tanto, con los vínculos de dependencia a que aquellos daban lugar. Se trata con ello de impedir su instrumentalización por organizaciones que practiquen la violencia, o por partidos políticos que fueron ilegalizados y disueltos por razón de su connivencia con ella”, señalaban los estatutos de Sortu. Y por si no había quedado clara su desvinculación de ETA y Batasuna, apostillaba: “Mostramos nuestra voluntad y deseo de contribuir con el resto de agentes políticos, sociales y sindicales a la definitiva y total desaparición de cualquier clase de violencia, en particular de la organización ETA (…) En definitiva, el compromiso del partido político con las vías exclusivamente políticas y democráticas es firme e inequívoco, no sujeto a variables tácticas”.

Más información
El precedente de Bildu en el Constitucional
Una mayoría progresista ha decidido sobre Sortu
Toda la información sobre la legalización

Nueve de los 16 magistrados de la sala especial del 61 del Supremo entendieron que los estatutos solo representaban un “alejamiento táctico de la violencia” y el rechazo al terrorismo era solo “cosmético, retórico e instrumental” para presentarse a las elecciones. Otros siete magistrados discreparon: “Solo cabe ilegalizar a un partido sobre la base de sus actividades o conductas y, por tanto, cuando estas se hayan producido, no cabe la ilegalización preventiva”.

Con Sortu ilegalizado por nueve votos a siete en el Supremo, el Constitucional se enfrentó al recurso con un antecedente en sus archivos que permitía intuir el fallo final.

En 2011, el Constitucional legalizó por seis a cinco a Bildu, la coalición integrada por la izquierda abertzale, Eusko Alkartasuna y Alternatiba. Su sentencia contradecía al Supremo que consideró a Bildu una continuidad de Batasuna.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En el caso Sortu se repite el esquema con los mismos magistrados a favor de la legalización (seis, del sector progresista) y en contra (cinco, cuatro conservadores y el progresista Manuel Aragón Reyes). La decisión del Constitucional es trascendente para la historia de España porque vuelve a meter dentro de la ley a la vieja Batasuna, aunque en este caso, a diferencia de lo que ocurría hasta 2010, el partido que representa a la izquierda radical independentista vasca rechaza en sus estatutos la violencia terrorista de ETA, a la que apoyó durante más de 30 años.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS