Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía francesa asegura que ETA mantiene su potencial militar

Javier Zaragoza cuantifica en “medio centenar” los etarras activos al otro lado de la frontera

A pesar de la declaración del cese de su actividad armada el 20 de octubre de 2011, ETA conserva el conjunto de su potencial militar en Francia. Todos los etarras detenidos desde entonces van armados y poseen explosivos y documentación y matrículas falsas, aunque el hecho de que haya menos detenciones y cada vez se produzcan más lejos de la frontera española demostraría la debilidad operativa de la banda. Así lo ha manifestado esta mañana el fiscal jefe del Tribunal de París, François Molins, en conferencia de prensa junto el jefe de la fiscalía de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza.

Molins ha manifestado que, a pesar del cese de ETA, tanto a la Justicia española y francesa como a las fuerzas de seguridad de ambos países les queda una tarea importante por hacer para acabar con la banda. “El trabajo que nos queda por delante sigue siendo muy importante y necesita por nuestra parte un compromiso y una vigilancia constantes para lograr la desaparición de ETA”, ha dicho Molins.

Su colega español ha remachado que “mientras se produzcan acciones de esta naturaleza y mientras haya detenciones de individuos pertenecientes a ETA con documentos falsificados, vehículos robados, armas y explosivos, mientras sigan llevándose a cabo tareas de reagrupamiento y aprovisionamiento y la banda terrorista siga existiendo, no podemos hablar de la desaparición. Vamos a seguir con nuestro trabajo, aplicando la ley y llevando a juicio a los responsables de estos delitos.”

El procurador francés ha subrayado que la banda, a pesar de su debilidad, conserva capacidad de cometer delitos. “Detrás del anuncio de la tregua hay una realidad. ETA conserva el conjunto de su potencial militar. Las armas, los explosivos, las matrículas falsas… “. La prueba, según Molins, es que “los etarras que son detenidos en territorio francés van todos armados con pistolas, revólveres y con provisiones de armas”.

El fiscal jefe de la Audiencia Nacional se ha basado en esa respuesta para asegurar que el hecho de que se sigan cometiendo esos delitos hace que difícilmente se pueda hablar de la existencia de una tregua de ETA. “Desde la perspectiva judicial, nosotros vamos a seguir investigando a la banda porque es evidente que no ha desaparecido y sigue teniendo un cierto riesgo el hecho de que disponga de armas y sobre todo de explosivos, que pueden ser utilizados efectivamente para cometer atentados terroristas".

Sobre la disminución de la actividad de la banda y su actual debilidad, el fiscal francés ha señalado que existen algunos signos. “Aunque sigue habiendo detenciones, son menos que hace diez años. Además, se da un fenómeno geográfico: mientras que antes la mayoría de los arrestos se hacían cerca de la frontera española, a medida que ha pasado el tiempo estas se hacen cada vez más lejos de los departamentos fronterizos”, ha dicho.

Zaragoza ha añadido que, “según informaciones manejadas por las fuerzas de seguridad”, en Francia puede haber “medio centenar de individuos que forman parte de las estructuras clandestinas de ETA”. “Lo que ocurre es que las dificultades para trasladarse, para reagruparse y aprovisionarse de material que sirva para sus fines delictivos cada día sin mayores. Su debilidad operativa es muy importante en este momento”, ha afirmado el fiscal español.

Su compañero francés se ha negado a confirmar que uno de los dos etarras detenidos recientemente en Francia fuera el jefe del aparato militar, como mantiene el Ministerio del Interior español. “Por las informaciones que tenemos, esas dos personas pertenecen al aparato militar de ETA. Será el juez de Instrucción del caso el que tenga que precisar cuál es su grado y su importancia dentro de la organización”, se ha limitado a señalar.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información