Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un poema de Antonio Machado en el ‘caso Urdangarin’

Una extrabajadora de Nóos transcribe 'A un olmo seco' a petición del juez del 'caso Nóos' para comprobar si su firma en un convenio irregular fue falsificada

La firma de Naroa Marcos, una trabajadora sin apenas responsabilidades en el instituto Nóos, apareció en uno de los convenios presuntamente irregulares que la entidad presidida por Iñaki Urdangarin suscribió con el Gobierno del popular Jaume Matas. Marcos aseguró ante el juez que investiga al duque de Palma y a su exsocio, Diego Torres, que la firma fue falsificada. Marcos, que se dedicaba a evaluar el impacto de los eventos para los patrocinadores, ratificó el pasado mes de abril esa versión en su declaración como testigo en Barcelona.

La rúbrica aparece en un presupuesto para un trabajo de "evaluación de la repercusión en los medios de comunicación del equipo ciclista Islas Baleares-Banesto, un traspaso que Urdangarin vendió al Gobierno de Matas por 18 millones. Marcos sostiene que la firma “se parece” a la suya, pero no lo es. Alguien la estampó en su lugar, aunque no sabe quién. Para comprobar si lo que explica es cierto, el juez José Castro necesita saber cómo era la caligrafía de la empleada en la fecha de la firma (2004) y cómo es ahora.

Castro pregunta a Marcos si ha aportado algún documento de aquella época, porque “la letra puede haber cambiado”. La testigo contesta que no, a lo que el juez replica que haga el favor de rebuscar algún manuscrito, aunque sea difícil. El fiscal anticorrupción, Pedro Horrach, solicita entonces que Marcos firme y elabore un cuerpo de escritura para la pericial caligráfica. A la secretaria judicial le parece buena idea que escriba el poema A un olmo seco, de Antonio Machado. Lo que sigue es la transcripción literal de esa parte de la declaración, que ocupa 11 folios del sumario.

Juez. Además de firmar, haga también algún cuerpo de escritura en el que bueno pues haya “as”, “es” y “enes”, ¿eh? Díctale algo, cualquier cosa [en alusión al fiscal].

Fiscal. Le podemos dictar cualquier cosa.

Secretaria judicial. Escriba lo que yo le diga y así no piensa. “Antes de que te derribe olmo de…”

Juez. “La película que vi el próximo día no había quien se la tragara”, por ejemplo.

Marcos: Antes de que te derribe…

Secretaria judicial. Olmo del Duero.

Juez. Qué pasa, qué ha dicho, que no me entero.

Fiscal. Antes de que te derribe, Olmo del Duero.

Juez. Ah, sí, hombre, de Machado.

Secretaria judicial. Con su hacha el leñador.

Juez. Y el carpintero.

Secretaria judicial. Y el carpintero.

Juez. Le convierta en melena de campana…

Secretaria judicial. Su señoría continúa… Que convierta en melena de campana, lanza de carro o yugo de carreta, antes que rojo en el hogar mañana.

Juez. Yo creo que ya.

Fiscal. Tiene que ser un poco largo y extenso, cinco o seis hojas.

Secretaria judicial. Ya no me acuerdo, ardas de una mísera casita, de alguna mísera casita.

Marcos. Creo que en realidad da igual lo que escriba.

Secretaria judicial. Es lo mismo, no se preocupe, es para que usted no piense qué es.

Marcos. Ya me ayuda, no se ría, ¿eh? Me ayuda mucho.

Secretaria judicial. Olmo quiero anotar en mi cartera, y ya estamos acabando, la gracia de tu rama verdecida. Yo creo que con eso ya tenemos.

Juez. Suficiente.

Fiscal. Suficiente.

Urdangarin y su exsocio Torres quedan aludidos en este episodio por otro protagonista, su exejecutivo Juan Pablo Molinero. La firma del duque está en otra de las propuestas del concurso manipulado, a través de su empresa Aizoon, compartida con su esposa, la infanta Cristina. Pero ante el juez el yerno del Rey dijo: "Ignoro por qué Aizoon y Virtual Strategies enviaron esos presupuestos". La Fiscalía Anticorrupción insistió y el duque dijo: "Mi firma en un presupuesto de Aizoon para el Illesport fue falsificada". Y añadió: "Ni tan siquiera sabía que existía ese presupuesto".

Además, el exempleado de Nóos Juan Pablo Molinero negó haber realizado él los presupuestos incluidos en cada una de las ofertas, así como haber falsificado las firmas que figuraban en las mismas.

El poema de Machado terminaba así: "Mi corazón espera / también, hacia la luz y hacia la vida, / otro milagro de la primavera".