Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid y Londres rebajan a “local” la disputa de la pesca en Gibraltar

El ministro principal, Fabian Picardo, defiende la soberanía sobre la bahía de Algeciras

Reta al Gobierno español a llevar el conflicto a un tribunal internacional

ATLAS

El ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, y su homólogo británico, William Hague, acordaron este martes rebajar a disputa “local” el conflicto entre el Gobierno gibraltareño y los pescadores de la bahía de Algeciras, a quienes desde hace dos meses la Policía del Peñón impide faenar en aguas que ambos países reivindican como propias.

“Los Gobiernos del Reino Unido y España animan a las partes —es decir, al Gobierno de Gibraltar y a los pescadores de La Línea y de Algeciras— a encontrar un acuerdo que sea satisfactorio y que permita a nuestros barcos faenar donde han faenado toda la vida”, declaró Margallo tras el encuentro, que duró algo más de una hora e incluyó un almuerzo, celebrado en Carlton Gardens, la residencia oficial del secretario del Foreign Office, muy cerca de Buckingham Palace.

Preguntado por los periodistas, el jefe de la diplomacia española insistió en que ya no existe un Foro Tripartito en el que se sentaban como iguales Reino Unido, España y Gibraltar, y que, por tanto, los dos Gobiernos se limitan a “llamar a las partes a que busquen un acuerdo. El balón está en el terreno de las autoridades de Gibraltar y los pescadores”, insistió.

Mucho más lacónico se mostró Hague, quien se limitó a difundir un comunicado. “Reiteramos nuestro apoyo conjunto a una solución local en la actual disputa por la pesca en Gibraltar. Claramente nuestras opiniones [sobre la soberanía de las aguas] difieren, pero ambos reconocemos la importancia de establecer un diálogo entre las partes”, rezaba el texto.

Es todo lo que pudo obtener Margallo, quien horas antes del encuentro, en declaraciones a Telecinco, había anunciado que pediría al Gobierno británico que instase a las autoridades de Gibraltar a que “se muestren razonables” y “lleguen a un acuerdo que respete los derechos de los pescadores”. Agregó que los pescadores “no tienen nada que ofrecer” en la negociación y que “los británicos se han dado cuenta de que estamos dispuestos a protegerlos y vamos a seguir haciéndolo. Este Gobierno no se va a rendir, Cuando los intereses de unos españoles estén en juego, sean pescadores o empresas, los va a defender”, enfatizó.

El origen del conflicto se remonta a la decisión del nuevo ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, de anular el pacto vigente desde 1999 que permitía a los pescadores gaditanos faenar a una distancia mínima de 225 metros del Peñón, por considerar que sus artes de pesca vulneran una ley gibraltareña de protección del medioambiente de 1991.

“Las relaciones entre Reino Unido y España son magníficas y no deben ser oscurecidas por un contencioso concreto”, dijo ayer Margallo tras su encuentro con Hague, que se desarrolló en un “clima amable” y “con franqueza” como corresponde a dos aliados “tan estrechos”, según sus palabras.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >