Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un experto en ‘kale borroka’ que anunció en rueda de prensa su ingreso en ETA

El considerado por Interior como jefe militar de la banda huyó a Francia hace cuatro años

Oroitz Gurruchaga Gogorza.
Oroitz Gurruchaga Gogorza.

El 21 de diciembre de 2008 Oroitz Gurruchaga Gogorza llamó al diario abertzale Gara. Quería convocar una rueda de prensa para decir que entraba en ETA, que se veía “obligado” a escalar en la sangrienta carrera del terrorismo. Dijo entonces que era por la presión de las fuerzas de seguridad. El mundo de ETA no le era ajeno a este guipuzcoano nacido en Erenteria en 1981.

Se movía en su entorno con soltura desde hacía tiempo, entonces con la botella y la gasolina: en la kale borroka. Entonces era considerado por las fuerzas de seguridad uno de los principales organizadores del terrorismo callejero. En 2000 fue detenido por esa actividad. Gurruchaga también ejercía como uno de los máximos responsables de Segi, la cantera de ETA.

Gurruchaga se encontraba huido desde una operación desarrollada en Guipúzcoa en abril de 2008 por orden del juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska en la que se detuvo a un total de 12 personas.

Este grupo de presuntos terroristas callejeros tenía en su poder las direcciones de varios concejales y militantes del PSE en Rentería. Pesaba sobre él una orden de busca y captura por parte de la Audiencia Nacional.

El 31 de julio de 2009, el Ministerio del Interior difundió la fotografía de seis presuntos miembros de ETA entre los que se encontraba Gurruchaga, que podían haber entrado en España para cometer atentados. El día anterior, una bomba-lapa acababa con la vida de dos guardias civiles en Calvià (Mallorca) en el segundo atentado de la banda en una semana. El 29 de julio había estallado una furgoneta-bomba contra el cuartel de la Guardia Civil en Burgos.

Además, este etarra cuenta con antecedentes familiares en la banda terrorista. Su hermano Egoitz también en las filas de ETA, se encontraba huido desde el año 2000 hasta que falleció en septiembre de 2002. Su muerte se produjo en el barrio bilbaíno de Bolueta al estallar la bomba que portaba y que planeaba colocar para perpetrar un atentado.