Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Mientras recogía mis cosas, los agentes me empujaban"

La policía desaloja a los manifestantes que permanecían en Sol a las cinco de la madrugada

Algunos de los presentes denuncian que ha sido un desalojo violento

La policía desaloja Sol de madrugada. Ver fotogalería
La policía desaloja Sol de madrugada. AP

Emilio ha sido uno de los pocos que se ha atrevido a acampar hoy en la Puerta del Sol. Este funcionario, de 26 años, no ha esperado a que la asamblea de indignados decidiera si quedarse o no en la emblemática plaza para celebrar su primer aniversario. A las cuatro y veinte de la mañana dormía plácidamente en su tienda quechua de color verde cuando uno de sus amigos lo ha despertado para avisarle de que la policía estaba empezando a desalojar el Kilómetro 0. “Mientras recogía mis pertenencias los policías me empujaban hacia la calle del Carmen”, explica.

Decenas de agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP) han desalojado a los indignados que permanecían esta madrugada en la céntrica plaza, después de toda una jornada de protesta. En ese momento descansaban allí unos 300 manifestantes. Las furgonetas policiales acordonaban la Puerta del Sol. En apenas unos minutos era imposible acceder a ella por las calles aledañas. Los indignados aseguran que el desalojo ha sido muy violento. “Estaba sobado cuando me han despertado con la porra”, explica Miguel, un ingeniero mecánico de 25 años. “A una chica la han tirado de los pelos”, relata Emilio.

Los manifestantes, según ellos, sobresaltados por la violencia ejercida por los policías durante el desalojo, se han colocado en la calle del Carmen y han empezado a gritar contra los agentes. Coreaban con las manos en alto: “Estas son nuestras armas” y también, “¿Dónde están vuestras placas?”. Los antidisturbios los han rodeado sin dejarles salir de la calle del Carmen en la esquina, a la altura de la calle Tetuán, y han reducido a algunos de ellos. La tensión aumentaba por minutos. “Los agentes han cargado. Nos han acorralado y hemos pasado mucho miedo”, explicaba un grupo del sindicato de estudiantes. Todo el que estaba allí ha tenido que identificarse para poder salir de ese tramo.

El tumulto se ha ido dispersando obligado por los agentes a subir por la calle del Carmen hacia la plaza de Callao. Según fuentes policiales, hay 18 detenidos. Varios testigos han comentado que cuando los indignados han llegado a Callao, uno de ellos ha intentado quemar un contenedor de basura. Finalmente ha sido reducido.

La protesta se ha trasladado a Gran Vía con cada vez menos manifestantes. Aun así, más de una decena de furgonetas y coches policiales han permanecido en la céntrica calle hasta las 6.30 de la mañana. Llegada la luz del día, la vía ha ido recobrando la normalidad. Sol se ha reabierto al tránsito a las siete. Los indignados prometen volver esta tarde a las 17.00 a su simbólica plaza, según informa el grupo AcampadaSol en su cuenta de Twitter.

Más información