Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El hermano de Cospedal no irá a la Fundación Carolina

Participó en 10 reuniones de traspaso, la última el jueves

La batalla entre la ‘número dos’ del PP y Santamaría agita el partido

Cospedal, durante un mitin en Gijón. Ampliar foto
Cospedal, durante un mitin en Gijón. EFE

El último episodio de la primera gran crisis interna en el Gobierno y el PP se vivió ayer con la decisión de Ricardo de Cospedal, hermano de María Dolores, la secretaria general del PP, de renunciar a dirigir la Fundación Carolina, controlada por el Ministerio de Asuntos Exteriores.

Su nombramiento estaba hecho y tenía que formalizarse mañana. Hasta última hora Cospedal participó en todas las reuniones de traspaso de poderes con el anterior equipo, dirigido por la exministra socialista Rosa Conde, según fuentes de la Fundación. Hasta 10 reuniones protagonizó Cospedal, la última el jueves. Pero en el último momento decidió comunicar que renuncia al puesto ante el ambiente creado y para no perjudicar a su hermana. Es el mismo argumento que ofreció su marido, Ignacio López del Hierro, al renunciar hace 10 días al puesto de consejero de Red Eléctrica, empresa privada controlada por el Estado, que ya tenía asignado.

La decisión final se tomó así prácticamente el mismo día en que se conocía que Iván Rosa, el marido de Soraya Sáenz de Santamaría, la vicepresidenta, había sido fichado por Telefónica, una empresa privatizada pero regulada, muy vinculada al Gobierno y tradicional destino final de muchos expolíticos.

Con la salida del hermano de Cospedal —antes también renunció a Red Eléctrica el hermano de Álvaro Nadal, jefe de la oficina económica del presidente del Gobierno—, el marido de Sáenz de Santamaría se queda como el único que no ha dado marcha atrás después de que estallara la polémica. La vicepresidenta sí ha apuntado que se inhibirá en asuntos relacionados con Telefónica, que ha contratado a su marido.

Fuentes de La Moncloa insisten en diferenciar los casos y aseguran que el fichaje de Rosa —que pasó ocho años en el Ministerio de Hacienda como abogado del Estado sin dar el salto a la empresa privada mientras el PP estaba en la oposición— cuenta con el apoyo de Mariano Rajoy. En realidad, todos los nombramientos, incluido el de López del Hierro o Ricardo de Cospedal, contaban antes de que estallara la polémica con el aval de Rajoy, de lo contrario no saldrían adelante.

La batalla política de fondo, centrada en una siempre negada rivalidad entre Sáenz de Santamaría y Cospedal, está en casi todas las conversaciones discretas en el PP y en el Gobierno.

El martes está convocado el patronato de la Fundación Carolina para elegir a la nueva dirección. Allí estarán los principales empresarios del país —entre ellos César Alierta (Telefónica) o Emilio Botín (Santander)—. Dado que el presidente del Gobierno estará en Seúl, será precisamente Sáenz de Santamaría quien presida la reunión. Fuentes del Gobierno señalan que ya hay un nombre para sustituir a Ricardo de Cospedal.