Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los abogados hallan más falsedades en documentos que Dorribo dio a la juez

El libro de visitas de Nupel fue alterado para montar una reunión entre el empresario y Bran

La copia presentada por Dorribo en el juzgado no coincide con el encontrado en el registro judicial

Dorribo aportó al juzgado una factura que no fue “incautada por la Policía”

El levantamiento del secreto del sumario de la Operación Campeón en el Tribunal Supremo ha puesto al descubierto la falsedad de las pruebas aportadas por el principal implicado, Jorge Dorribo, en su declaración del 13 de octubre de 2011 ante la juez de Lugo Estela San José, para respaldar sus acusaciones contra el ministro de Fomento, José Blanco.

Aunque una de ellas, las anotaciones sobre una supuesta procedencia de los 150.000 euros de una cuenta de Andorra para efectuar un pago al exministro Blanco ha sido descartada tanto por el perito judicial nombrado por la juez San José, como por el propio contable de Dorribo, Xoan Bazarra, que han confirmado que ese dinero no salió de Andorra y fue para pagar la adquisición de una farmacia, la defensa del exministro y de los empresarios imputados ha comprobado que Dorribo aportó al juzgado otros dos documentos cuya falsedad se ha podido comprobar al contrastarlos con los originales.

Uno de ellos es el parte de visitas de Laboratorios Nupel, que Dorribo aporta a la juez de Lugo en su declaración del 13 de octubre, para simular que Manuel Bran, el primo del ministro de Fomento, fue a verle el 3 de febrero a Laboratorios Nupel para pedirle los 200.000 euros que, dos días después, debían entregarle en la gasolinera de Guitiriz para que Dorribo pudiera subir al coche del ministro José Blanco.

Copia del libro de visitas de Núpel aportado por Dorribo al juzgado. Línea 1. Bran visita a Bonell. ampliar foto
Copia del libro de visitas de Núpel aportado por Dorribo al juzgado. Línea 1. Bran visita a Bonell.

Para respaldar esa versión, en la copia del libro de visitas de Nupel que presenta Dorribo en el juzgado, en la casilla correspondiente al 3 de febrero figura una visita de Bran a Dorribo. Pero sin que Dorribo se lo esperara, la juez ordena de inmediato un registro en la sede de Laboratorios Nupel, donde se incauta del libro de visitas. Y aquí salta la sorpresa: la copia que ha aportado Dorribo no coincide con la que se encuentra en el registro judicial, lo que pone de manifiesto que el documento ha sido alterado.

La tesis de las defensas, que es la que corroboran las pruebas, apunta a que antes de ir al juzgado, Dorribo o sus colaboradores manipularon el libro de visitas, que en realidad es una hoja informática, para introducir en la casilla del 3 de febrero el nombre de Manuel Bran como visitante de Jorge Dorribo. Pero una vez que la juez ordena el registro, Dorribo se las arregla para que sus colaboradores se aseguren de que se mantiene la alteración en la casilla del 3 de febrero, de forma que coincida con la copia presentada en el juzgado.

Libro de visitas incautado en el registro judicial, con el sello del juzgado. Línea 1. Bran visita a Dorribo. ampliar foto
Libro de visitas incautado en el registro judicial, con el sello del juzgado. Línea 1. Bran visita a Dorribo.

Pero en Nupel alguien se pone nervioso o entiende mal las instrucciones y se pasa de frenada. Y no solo se asegura de que el 3 de febrero Bran visita a Dorribo, sino que además, modifica también la cuadrilla correspondiente al día 1 de febrero, para fingir que también ese día Bran había visto a Dorribo, cuando en realidad con quien Bran había estado ese día es con la persona que figura en el parte, Fran Bonell.

Como en la copia que Dorribo aporta al juzgado no se había alterado la casilla del día 1, los documentos no coinciden. En el que Dorribo aporta al juzgado, figura que Bran ha visto a Bonell. En el que se encuentra durante el registro judicial, Bran ha visto a Dorribo. Lo que demuestra que el documento ha sido alterado y asimismo apunta a un posible delito de presentación de pruebas falsas.

En cuanto a la alteración de la casilla del día 3 de febrero, esta queda avalada por la contradicción entre esa visita – que Bran niega— y el hecho de que el día 3 de febrero de 2011, Dorribo no estaba en la sede de Nupel en Lugo, sino que se encontraba en Andorra.

Así lo demuestran los pinchazos telefónicos de Vigilancia Aduanera. En tres de las conversaciones interceptadas el 3 de febrero en el móvil de Dorribo, este le dice a tres interlocutores distintos y socios suyos, Carlos Monjero, José Antonio Orozco y Javier Rodríguez, que está en Andorra y que esa noche se marcha a Lugo, por lo que difícilmente podría haber estado en Nupel con Manuel Bran a las 11.05.

Factura “incautada”

Otra de los documentos aportados por Dorribo en su declaración del 13 de octubre de 2011 fue la copia de una factura de un equipo de rallies, R2MC, en la que una sociedad denominada Jaluanol entrega al equipo 20.000 euros. Jaluanol es una sociedad patrimonial de José Antonio Orozco, vicepresidente de Transportes Azkar, y el importe se correspondía con el patrocinio de Azkar al equipo de rallies de Jorge Dorribo.

En la esquina de la copia de la factura, Dorribo incluye con letra bien legible: “Pago del 50%. Orozco para la sociedad de Andorra. Parte de Pepiño”. Una referencia a que esa aportación de 20.000 euros se correspondería con la parte de “Pepiño”, es decir, del entonces ministro de Fomento José Blanco, en la sociedad de Andorra Salut D’Innovació.

Esa factura fue aportada por Dorribo a la juez, y no fue encontrada por la Policía en un registro, como publicó El Mundo en su portada del pasado 22 de febrero para justificar que “Orozco era testaferro de Blanco”. Es decir, no es un documento que “incautara la Policía”, sino que lo presenta Dorribo en el juzgado como “prueba”, reconociendo, sin ningún problema, que la anotación es suya.

En la exposición razonada que eleva la juez de Lugo al Supremo en la que reproduce la declaración de Dorribo del 13 de octubre, se dice: “Aporta copia del documento por el que el declarante factura a una entidad de José Antonio Orozco, concretamente R2MC, para la parte de José Blanco en la sociedad de Andorra que correspondería poner a su hija”. Así que, el que aporta la copia al juzgado, es Dorribo. Orozco negó en su declaración ante el Supremo que ese dinero se correspondiese con ningún pago a Blanco y aportó la factura original en el Tribunal Supremo.

El patrocinio de Azkar al equipo de rallies es real. Azkar figura entre los patrocinadores del equipo de rallies, junto a otras empresas como Estrella Galicia, Ford, Castrol, Auto Sport, el RACC, el Concello de Lugo o Punto Radio. La única “prueba” es una anotación que Dorribo hace en una factura antes de llevarla a la juez de Lugo. En un libro editado por Nupel para conmemorar el campeonato del mundo de rallies, el propio presidente de la Xunta de Galicia, el popular Alberto Núñez Feijóo, expresa su “orgullo” por dirigirse al equipo de rallies de Dorribo, campeón del mundo en 2010.

La juez desoyó el informe del fiscal de Lugo que demandaba la comprobación de las acusaciones contra Blanco por su supuesto delito de cohecho mediante una “prueba objetiva”. Pero la juez Estela San José prefirió referenciar todas esas “pruebas” en la “Exposición Razonada” que elevó al Tribunal Supremo precisamente unas horas antes del comienzo de la campaña electoral a las elecciones generales del 20-M.