Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El copago entra en la campaña asturiana

Foro Asturias del PP han anunciado que, si gobiernan, no implantarán ni el copago sanitario

El copago sanitario ha irrumpido también hoy en la campaña asturiana, al igual que lo hizo ayer en la andaluza. En la disputa que mantienen Foro Asturias y PP por el voto conservador, sus dos líderes han anunciado que, si gobiernan, no implantarán ni el copago sanitario ni el de fármacos.

Así lo ha dicho esta mañana el presidente asturiano, Francisco Álvarez-Cascos, candidato a revalidar el cargo, ha afirmado esta mañana que, si el Foro Asturias gana las elecciones autonómicas del próximo 25 de marzo, no impondrá el copago sanitario "en esta legislatura", ni tampoco cobrará por los fármacos, como Cataluña.

En una entrevista en Los Desayunos de TVE, Álvarez-Cascos ha comparado la situación de Asturias con Cataluña y ha dicho que mientras la Generalitat gasta 300 millones en la televisión autonómica e implanta la tasa de un euro por receta, el Principado no quiere gastar dinero en televisiones autonómicas pero tampoco prevé recargar las recetas. Ha asegurado que buscará "otros puntos de ahorro" que permitan dedicar recursos suficientes al sistema sanitario y que una política de progresividad fiscal y de premio al ahorro es el camino adecuado para ayudar a la superación de la crisis.

Preguntado por la subida de impuestos para sortear la crisis, Cascos ha señalado que el programa de Foro contempla el compromiso contrario y ha recordado que su partido plantea "recortar algunas figuras impositivas que están haciendo de Asturias la comunidad autónoma con más presión fiscal".

También su rival, Mercedes Fernández (PP), ha anunciado este viernes que si los populares se alzan con el Gobierno de Asturias saldarán "todas" las deudas de la Administración en los 80 días siguientes a la constitución del Ejecutivo y no establecerán el copago sanitario, ni farmacéutico.

En una rueda de prensa ofrecida en la sede del partido, en Oviedo, tras reunirse con otros integrantes de la candidatura, la cabeza de lista ha anunciado además la creación de una Oficina de Control Presupuestario, dependiente de la Presidencia del Gobierno, que "fiscalizará los presupuestos" y controlará gastos, contratos y adjudicaciones para que cada céntimo se gaste "como si fuera de nuestro monedero".

Así, y bajo la promesa de presidir un Gobierno "racional, austero y eficaz", guiado por la voluntad de "hacer más con menos", la popular ha anunciado actuaciones para redimensionar una Administración "mastodóntica o mamut", que "consume muchos recursos y no añade mejoría en la prestación de los servicios básicos".

En aras a conseguir este objetivo, el PP ha adelantado que si gobierna pondrá en marcha un análisis de coste-beneficio para poder trasladar en todo momento a los ciudadanos a qué se destinan los fondos públicos. Perseguirá además el compromiso de pagar a los proveedores en un plazo máximo de 40 días, previa eliminación de trámites burocráticos innecesarios.