Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP achaca al PSOE “haber abandonado el Parlamento y echarse a la calle”

Los socialistas recuerdan que han apoyado la reforma financiera

Con algo de teatralidad el portavoz del Grupo Popular, Alfonso Alonso, ha mostrado una “gran preocupación” por la actitud del PSOE que ha resumido en “abandono del Parlamento y echarse a la calle”. Pero con un reproche añadido: “No tienen la humildad que debían tener y colocarse junto al Gobierno después de la situación que han dejado. Por el contrario, mantienen una actitud arrogante como si ellos no acabaran de dejar el Gobierno”. Estas manifestaciones, producidas tras la reunión de la Junta de Portavoces, son el preludio del arisco debate que sin duda se producirá el jueves cuando el Gobierno someta al Congreso la convalidación del Decreto-ley sobre la Reforma Laboral. En efecto, el PSOE va a ser implacable contra la reforma laboral, en la calle, apoyando las manifestaciones convocadas por los sindicatos, pero también en el Parlamento y en las Cámaras legislativas autonómicas.

A las acusaciones del PP ha replicado de inmediato la portavoz socialista, Soraya Rodríguez. “¿Cómo puede decir el Gobierno que no apoyamos cuando ha tenido nuestro voto para la reforma del sistema financiero y ellos no nos ayudaron en nada, su oposición fue un no continuo?". Esta es la pregunta que se hace Rodríguez aunque hay que recordar que también el PP apoyó el comienzo de la reforma bancaria aunque, en efecto, primó el no en todas las medidas económicas contra la crisis.

No hay duda de que el PSOE sí quiere ayudar al Gobierno a que la autoridad europea flexibilice la exigencia de reducción del déficit hasta el 4,4 %, habida cuenta de la imposibilidad de alcanzar ese objetivo una vez producida la desviación del 6% previsto al 8,51%. El líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha defendido una ampliación del calendario desde hace meses. “Estamos junto al Gobierno apoyando ese objetivo pero estamos en contra de una reforma laboral injusta y desequilibrada”, explica Soraya Rodríguez.

Los socialistas defienden su derecho a “estar en la calle”, como también lo estuvo el PP contra medidas del Gobierno. “Ellos también se manifestaban”, han zanjado. Sí, lo hicieron si no convocando, sí apoyando a los organizadores de protestas contra el Gobierno de Zapatero en materias educativas, de las víctimas del terrorismo, contra el matrimonio homosexual o la ley del aborto. El PSOE hasta ahora no ha convocado manifestaciones, sino que ha apoyado a los sindicatos en su protesta contra la reforma laboral.

Contra esta habrá recursos de inconstitucionalidad anunciados por el PSOE y por los sindicatos aunque el grupo de IU-ICV- Izquierda Plural pretende que los grupos parlamentarios que se oponen a la misma vayan juntos al Constitucional. El portavoz de ICV, Joan Coscubiela, ha anunciado este intento de formar un frente, además de llevar al ánimo del resto de los grupos la necesidad de rechazar la proclividad del Gobierno de gobernar a golpe de decretos-ley. “Quieren convertir al Parlamento en un notario que simplemente da fe de lo que hacen, rompiendo el equilibrio de los poderes del Estado”, acusa Coscubiela. En estos dos meses de gobierno del PP se cuentan cinco decretos-ley.

Pero la posibilidad de frentes comunes no se vislumbra cercana. El grupo de las minorías de la izquierda no puede por sí mismo presentar el recurso de inconstitucionalidad, al requerirse la firma de 50 diputados. En principio el PSOE tiene previsto actuar en solitario.