Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El administrador de Nóos señala a Urdangarin como jefe de la trama

El juez pregunta si la infanta Cristina participaba en la toma de decisiones

Diego Torres (en el centro), su esposa y el abogado de ambos llegan al juzgado. Ampliar foto
Diego Torres (en el centro), su esposa y el abogado de ambos llegan al juzgado.

El asesor fiscal y administrador de la trama del Instituto Nóos, Miguel Tejeiro, declaró ayer ante el juez, como imputado, que Iñaki Urdangarin y su socio Diego Torres dirigían a la par la red de empresas bajo sospecha judicial, conocían todas sus actividades y tomaban decisiones. Ambos le ficharon y, además, le encomendaron montar una estructura fiscal internacional para pagar menos impuestos. Tejeiro y el abogado también imputado Salvador Trinxet negaron que la sociedad pantalla de Nóos en Belice radicara en un paraíso fiscal.

El juez José Castro y los fiscales anticorrupción Juan Carrau y Pedro Horrach intentaron profundizar ayer, en su interrogatorio a los implicados del caso Urdangarin, en conocer cuál era el papel que desempeñó el yerno del rey en la gestión de los negocios de la trama del Instituto Nóos. La causa judicial del caso Urdangarin, una pieza del caso Palma Arena, se centra en supuestos delitos de malversación, fraude, falsedad y prevaricación. Urdangarin y Torres recibieron 5,3 millones de fondos públicos.

El juez preguntó a Miguel Tejeiro, exsecretario también del Instituto Nóos y asesor fiscal de los duques de Palma, si la infanta Cristina participaba en las decisiones de esa entidad, de la que fue vocal. Dijo que no le constaba que interviniera en el rumbo de Nóos. Igual respuesta obtuvo el juez cuando preguntó al asesor acerca de la acción del emisario personal del Rey, José Manuel Romero, conde de Fontao, en 2006, para desenganchar a Urdangarin de la red de fundaciones herederas de Nóos. Romero será citado como testigo con probabilidad.

Miguel Tejeiro, el administrador de las empresas bajo sospecha, se escudó en su rol técnico de cuadrar balances y negó conocer las facturas falsas usadas para la supuesta evasión fiscal. “Usted sabía muchas cosas”, le espetó la acusación. Él respondió que analizaba las “magnitudes” de las cuentas, balances de pérdidas y ganancias, pero sin entrar en el día a día de la facturación. Miguel Tejeiro indicó también que no asistió al acto de la compra ante notario de la sociedad pantalla De Goes Center for Stakeholder Management, una encomienda de Torres y Urdangarin, como dijo en su primera declaración ante la policía.

Un imputado determinante en la cúpula de Nóos, Diego Torres, y su esposa, Ana María Tejeiro, se negaron a declarar. El abogado de Urdangarin, Mario Pascual, afirmó que el duque de Palma sí contestará al interrogatorio del próximo día 25, para aclarar cuál fue su cometido y defenderse de las acusaciones.

Tras Miguel Tejeiro le tocó el turno a su hermano Marco, el contable de la trama, que permaneció ante el juez hasta entrada la noche. Su interrogatorio versó sobre las cuentas y las facturas privadas de la sociedad familiar de los duques de Palma, Aizoon. Marco Tejeiro es, además, el autor de algunos de las notas manuscritas encontradas por la policía en las que detallaba la estructura internacional del entramado en paraísos fiscales.