El fiscal: una condena sería "devastadora" para la independencia de los jueces

Navajas pregunta si la causa del franquismo se habría abierto si no se hubiera tratado de Garzón

El fiscal Luis Navajas no defraudó con su informe. Incluso arrancó un conato de aplauso que provocó una severa intervención del presidente pidiendo silencio. En su mejor momento de apasionamiento se dejó llevar por la vehemencia: “Sería patético y ridículo que mientras en Argentina una juez investiga los crímenes del franquismo, aquí persigamos al juez que se hizo eco de las denuncias de esas víctimas y encarriló procesalmente esos hechos de extraordinaria gravedad”, proclamó.

Al inicio de su informe Navajas se preguntó si dada la trayectoria de Baltasar Garzón estaríamos en este proceso si hubiese sido otro juez el que hubiese abierto la causa de la memoria histórica, y si “no estaremos”, dijo, “asistiendo a una recuperación del derecho penal de autor y no del hecho”.

El fiscal sostuvo que estamos posiblemente ante un “planteamiento erróneo” de Garzón, pero “como en muchas otras causas que jamás dan lugar a procedimientos criminales por prevaricación”.

Negó después que el proceso hubiese estado paralizado dos años, como dijo el instructor Luciano Varela y leyó la relación de 14 autos y otras resoluciones que en ese tiempo dieron lugar a 435 folios de actuaciones. Además dijo que Garzón dio “razón puntual de todas sus resoluciones” y el fiscal expresó “el mayor de los desprecios” hacia un cronista que ha dicho que las víctimas han venido al tribunal a recabar la victimización y la lágrima fácil ante los magistrados.

Navajas defendió el derecho de las víctimas al reconocimiento de la verdad de los hechos por los que han sido victimizados “y eso es lo que buscan los denunciantes que acuden a la Audiencia Nacional”, afirmó.

El fiscal descalificó la “machacona” reiteración con que la acusación se remitió a Paracuellos como “la prueba del nueve” de que Garzón prevaricó. “La única relación que tienen los hechos de Paracuellos y los otros es que en ambos casos hubo asesinatos de gente inocente. No hay constancia de que la Junta de Defensa Nacional ni Carrillo estuviesen implicados en dichas ejecuciones. Por el contrario, los delitos que se denuncian aquí se refieren al exterminio del enemigo político”, aseguró.

Navajas levantó asombró y entusiasmo del auditorio cuando, para demostrar su tesis del exterminio, dio lectura a los bandos de guerra de los generales Mola y Queipo de Llano en los que se hablaba de “dar imagen de terror” y que los enemigos “deben ser fusilados”.

El fiscal leyó maliciosamente varias resoluciones sobre prevaricación precisamente del instructor de la causa, Luciano Varela, para aplicarlas favorablemente a Garzón en cuanto en las resoluciones de este no hubo “falta de argumentación”, ni “falta sistemática”.

Aseguró que difícilmente puede sostener, como hace la acusación, que un auto en el que se acepta la competencia y otro de signo contrario en el que se inhibe puedan constituir una misma “prevaricación continuada”.

El fiscal concluyó señalando que la sentencia “no puede ser otra que absolutoria”, porque una condena tendría un “efecto devastador” que implicaría la ruptura con una línea jurisprudencial consolidada y un derecho penal que se centrase “en el nombre y apellido del imputado”. Además, contendría un mensaje contrario a la independencia del Poder Judicial y en el sentido de que los magistrados discrepantes minoritarios podrían ser objeto de la acusción de prevaricación.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción