Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pino Sosa, 75 años: "Se lo llevaron vivo y vivo lo reclamaba mi madre"

La hija de un desaparecido en Canarias, que ha declarado esta mañana en el Supremo, describe el día que se llevaron a su padre: "Nos quitaron el pan y la sal"

Pino Sosa, hija de desaparecido, durante su declaración en el Tribunal Supremo. Ampliar foto
Pino Sosa, hija de desaparecido, durante su declaración en el Tribunal Supremo. EFE

La madre de Pino Sosa nunca quiso firmar nada ni dar por buena el acta de defunción de su marido.- "Se lo llevaron vivo y vivo lo reclamaba", ha explicado esta mañana la canaria Pino Sosa, de 75 años, ante los jueces del Tribunal Supremo que juzgan a Baltasar Garzón por abrir una causa contra el franquismo"

"Se lo llevaron de casa, los apalearon, los tuvieron presos... Se llevaron el pan y la sal de nuestras casas", ha relatado Pino Sosa. No le ha dado tiempo a contar toda su historia. Sí ha dejado claro que acudió a la justicia para que le ayudara a buscar a su padre y "a los demás". En la primera denuncia que presentó ante la Audiencia Nacional llevaba los nombres de más de 500 desaparecidos, solo de Canarias. Desde entonces (2006), la lista ha crecido bastante.

Su padre era hojalatero. "Lo detuvieron y lo llevaron a un campo de concentración en Gando. Mi madre iba a verlo, embarazada de mí. El 25 de enero 1937 nací yo, el 10 de marzo lo dejaron en libertad, porque no había causa, y el 19, vinieron a por él un grupo de falangistas. Eran las seis de la  mañana. Mi madre corrió a por un abrigo para ponérselo. El falangista le dijo: 'No se preocupe, señora, donde va su marido no lo necesita'. Y ya no le volvimos a ver”.

Cuando le preguntaba a su madre dónde estaba su padre,"me decía, deja eso, deja eso". Pero Pina escuchaba a las vecinas referirse a ella, en susurros, como "la hija del latonero que tiraron a los pozos". Y por los pozos de Arucas le busca desde hace ya muchos años. Siendo pequeña, aunque entonces sin entender todavía lo que ocurría, acompañaba a su madre con otras mujeres a las que también les habían desaparecido sus maridos a tirar flores a los pozos. A todos, porque no sabían en cuál estaba.

A Pina tampoco le ha dado tiempo a contar esta mañana en el tribunal que el día que hizo la comunión el cura le dijo: "Tú eres de los comunistas de las Chorreras". Tenía 7 años y no lo entendió. "Al llegar a casa le pregunté a mi madre qué había querido decir el cura. Ella me respondió que no le hiciera caso. Pero yo vi cómo le caían dos enormes lagrimones por la cara".

Hace dos años  ehxumaron un pozo en el que pensaron que podía estar su padre. "Sacamos a 24,, con las manos atadas con alambre. Los forenses nos dijeron que es posible que algunos llegaran vivos al fondo". Ninguno era él.

"Yo represento a todas las familias de desaparecidos en Arucas. Todas con unas historias terribles. Le he preguntado a varios psicólogos por qué lloro tanto", confesaba ayer, antes de acudir a declarar al Tribunal Supremo. "No quiero llorar. Queiero mirar a los ojos a los jueces y contar la verdad. Por qué yo me quedé sin padre, por qué otros se quedaron sin padre, porque fuimos a la justicia". Se emocionó un poco, pero se repuso pronto. Pino Sosa, de 75 años, hija de desaparecido, salió de la sala si haber derramado una lágrima.