Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL CASO DE 'LOS CURSOS DE NUEVA YORK'

Garzón denuncia que Marchena no tiene prueba alguna para acusarle de cohecho

El juez asegura que el instructor ha interpretado de forma "sesgada, parcial y no verdadera" todo lo acreditado en la causa por los cursos en Nueva York

El magistrado ya pidió su recusación por ser instructor y juzgador en distintos procesos contra él

El juez Baltasar Garzón difundió ayer una nota para expresar su “más absoluto y contundente rechazo” a la resolución por la que el magistrado Manuel Marchena le imputa un delito de cohecho en la causa por los cursos en Nueva York. “Contradice lo ampliamente probado por todas y cada una de las diligencias de prueba practicadas”, afirma . El juez recuerda que el magistrado que instruye esta causa ya le juzga en otra, la de las escuchas de Gürtel, motivo por el que solicitó su recusación.

En la nota, Garzón denuncia que Marchena le ha denegado de forma “sistemática” la práctica totalidad de pruebas fundamentales” que propuso y que “pretendían demostrar, sin lugar a dudas, la falta de veracidad” y la “inconsistencia” de una acusación que ve “incomprensible desde el punto de vista del derecho”.

“No he solicitado, administrado, ni recibido, personalmente o por tercero, ni directa o indirectamente, cantidad alguna en metálico o en especie, de ninguna de las entidades o corporaciones patrocinadoras de los seminarios y cursos de los que fui director académico en la New York University entre 2005 y 2006”, insiste el juez.

Garzón acusa a Marchena de construir su auto de inculpación “sobre una interpretación sesgada, parcial y no verdadera en relación con lo acreditado en la causa”. “Sin amparo probatorio alguno hace afirmaciones tan graves como inciertas sobre mí y sobre personas físicas y jurídicas que nada tienen que ver con la investigación prospectiva que ha realizado sin respetar mínimamente los derechos de cada una de estas personas, que ni siquiera han sido oídas”, denuncia. En el auto, Marchena arremetía no solo contra Garzón, sino contra la Universidad de Nueva York, por “ocultar importantes cantidades de dinero”, y contra las empresas y bancos que financiaron los cursos.

El juez insiste en que el magistrado del Supremo debió ser recusado

“Es difícil reparar los graves perjuicios ya irrogados por esta causa (...) pero mi confianza en el sistema judicial español está fuera de toda duda, como ya he venido demostrando, y por ello estoy seguro de que a través de los recursos que mi defensa planteará quedarán claros los hechos de forma definitiva”, concluye Garzón.

Intelectuales, artistas y víctimas del franquismo han convocado para hoy a mediodía una manifestación en su apoyo que saldrá de la plaza madrileña de Las Salesas, junto al Supremo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >