Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El aparato de Ferraz y Zapatero echan abajo el cara a cara Rubalcaba-Chacón

Los socialistas madrileños lamentan la decisión de la dirección y le piden que la reconsidere

La exministra, que hizo la oferta, “toma nota”

Rubalcaba y Chacón, el domingo en el Comité Federal del PSOE. Ampliar foto
Rubalcaba y Chacón, el domingo en el Comité Federal del PSOE.

Una conversación breve entre Marcelino Iglesias, secretario de Organización del PSOE con José Luis Rodríguez Zapatero, aún secretario general del partido, fue suficiente para que de inmediato el primero comunicara a Carme Chacón y a Alfredo Pérez Rubalcaba, candidatos a asumir el liderazgo del PSOE, que no habrá debate entre ellos, en contra de lo que había pedido la primera en una entrevista en la Cadena SER con Carles Francino. La conveniencia del cara a cara la reiteró después Francisco Caamaño, miembro del equipo de Chacón.

“No puedo permitir que el proceso de primarias desemboque en una brecha difícil de cerrar después del congreso en el que todos tenemos que estar unidos”. Esta es la explicación que ofrece a EL PAÍS Iglesias, la esencia del aparato de Ferraz. Le preocupa el riesgo de un enfrentamiento “seguro”, porque los dos “lógicamente” quieren ganar.

“El debate tiene que estar en las agrupaciones, entre los militantes, y ellos dirigiéndose a los afiliados, pero por separado”. Iglesias remacha: “Asumo toda la responsabilidad de esta decisión”. En su entorno reconocen que trató el asunto con Zapatero y que ambos estuvieron de acuerdo. También señaló su constancia de que Rubalcaba estaba dispuesto a aceptar el guante. “Pero no es bueno para el partido”, interpretó. “En la medida que pueda, quiero preservar el buen clima entre candidatos, y un debate no contribuiría a ese objetivo porque su enfrentamiento se trasladaría a todo el partido; las primarias no pueden ser una subasta pública”.

Y así se lo comunicó a ambos. Según su versión, los dos la aceptaron. Ahora bien, fuentes del entorno de Carme Chacón aseguran a este periódico que la candidata “ni aceptó ni dejó de aceptar, sino que tomó nota de la decisión del secretario de Organización”. Pero el asunto no está del todo zanjado. A media tarde el secretario general del PSM, Tomás Gómez, se dirigió a los dos candidatos para instarles a que debatan y, además, apeló a la ejecutiva federal para que “reconsidere” la decisión de prohibir los cara a cara. El ejemplo del socialismo francés, con debates entre candidatos del mismo partido, es invocado por Gómez. “Es una oportunidad para que cada uno de ellos pueda explicar directamente el proyecto de país y de partido que tienen”, explica el líder del PSM.

No parece que suscite polémica otra apreciación de Chacón en la SER, al ser preguntada por el periodista si “vuelve el discurso único”. Rubalcaba, en la presentación de su candidatura afirmó que el problema del PSOE, entre otros, es que había dejado de tener un discurso que articulara a toda España.

La exministra dijo casi lo mismo. “Estoy muy convencida de que los socialistas, no solo en toda España, en Cataluña también, nos equivocamos primando… Y cuando digo primando, digo ‘sobreexhibiendo’, el discurso territorial en detrimento del discurso social”... “Ese es un error que cometimos en Cataluña y que hemos pagado; y ese es un error que creo que también cometimos en España y que creo que también hemos pagado, sobre todo, porque el momento pedía otras cosas. El momento pedía otras cosas y pedía un eje muy claro en políticas sociales en relación con derecha e izquierda”. A este respecto, en el entorno de Chacón se añade: “Todo el PSC asume que el acuerdo con ERC fue un error, porque primó el discurso territorial; nos desdibujamos como PSC ante nuestra gente y nos perjudicó”.