Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El aeropuerto de Badajoz se queda en barbecho

Despega a las ocho de la mañana el que de momento será el último vuelo

La Junta de Extremadura no tiene cerrado ningún otro acuerdo para seguir operando

La compañía Air Nostrum volaba desde hace una década hacia Madrid y Barcelona

Terminal de aeropuerto de Badajoz.
Terminal de aeropuerto de Badajoz.

 A las ocho y cinco de la mañana ha despegado el último vuelo en el aeropuerto de Badajoz, cuyo futuro se ha tornado incierto después de que la filial de Iberia Air Nostrum haya decidido cancelar sus trayectos entre Extremadura y Madrid y Barcelona, unas rutas que ha cubierto durante la última década.

El Gobierno regional no tiene cerrado ningún acuerdo con otra compañía, aunque la Consejería de Fomento asegura que se encuentra en conversaciones con varias firmas. De momento, el aeródromo pacense pasará a engrosar la nómina de los aeropuertos fantasma, como el de Ciudad Real o el de Castellón, que nunca ha visto rodar un avión por sus pistas.

Air Nostrum anunció el pasado noviembre la cancelación de los vuelos hacia y desde Badajoz "debido a la fuerte caída de las reservas": en 2007, usaron las instalaciones 75.329 viajeros; en 2011 se redujeron a 53.388. Y las perspectivas para este año no eran mejores. La compañía informó de que las previsiones de ocupación para la temporada de invierno habían caído un 25% en la ruta con Madrid, y un 29% con Barcelona. La causa, a juicio de la compañía, es la "crisis económica, que ha afectado al mercado doméstico español y que se ha recrudecido de manera muy intensa en el segundo semestre de 2011".

"A estos condicionantes se suma el fuerte incremento del precio del combustible, que ha erosionado la rentabilidad de dichas rutas', señaló la compañía al anunciar su decisión. Todo ello, añadía, ha dado como resultado un descenso del ingreso medio por pasajero del 14%.

En la anulación de ambas rutas también ha influido "la decisión de la Junta de Extremadura de no prorrogar el convenio publicitario que mantiene con la compañía y que finaliza el 31 de diciembre de 2011", un hecho "especialmente relevante". La Junta tampoco estaba dispuesta a aumentar la subvención anual de dos millones de euros.

La Consejería de Fomento, según informa el diario Hoy, asegura que está negociando con varias compañías para garantizar el servicio, en la máxima discreción y bajo la premisa de poder ofrecer las mejores condiciones. Hasta entonces, Badajoz tendrá un aeropuerto en barbecho.