Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La pugna entre Rubalcaba y Chacón divide al PSOE en todas las regiones

Solo Cataluña, que apuesta por la exministra, se muestra unida en bloque

La lista de Rubalcaba la encabeza Patxi López

Los secretarios generales auguran un proceso de duro enfrentamiento

Rubalcaba y Chacón durante el comité federal. Ampliar foto
Rubalcaba y Chacón durante el comité federal.

La carrera hacia la secretaría general del PSOE empieza ahora de verdad. El primer asalto entre Carme Chacón y Alfredo Pérez Rubalcaba, lo libraron sus respectivos partidarios, sin alharaca, en silencio, y mientras se celebraba el comité federal del PSOE. Los dos obtendrán hoy la condición de precandidatos una vez que presenten ante la secretaría de Organización del PSOE, que dirige Marcelino Iglesias, los avales pertinentes para serlo. Y a eso se dedicaron ayer sus seguidores con el objetivo de demostrar que tienen apoyos de todas las federaciones socialistas.

Apoyo de los delegados pulsa en la foto
38º Congreso Federal del PSOE  Apoyo de los delegados

Y lo demostraron salvo con el partido hermano, el PSC, cuyos miembros representados en este órgano de dirección del PSOE firmaron la candidatura de Chacón, ninguno a Rubalcaba.

Pero estos apoyos distribuidos por todas las organizaciones socialistas demuestran a las claras que las federaciones están partidas; que tanto Rubalcaba como Chacón tienen partidarios en todas, aunque de forma desigual, y, por tanto, el resultado es incierto. Esta realidad inhibe a muchos secretarios generales para no mostrar sus preferencias. No tanto por temor sino “por respeto a los militantes que no les gusta que les digan qué tienen que hacer”, señalan algunos de los consultados. En el primer duelo a ambos se les exige tener el 10% de las firmas de los miembros del comité federal; 24, una tarea fácil. Rubalcaba llegó hasta 58, en tanto que los partidarios de Chacón pararon la petición de firmas al llegar a 29.

“Esto no es una competición solo se trata de cumplir el trámite y cuando ha habido suficientes firmas hemos parado; no queremos ganar en avales”, señalaron en el entorno de la exministra al saber que su adversario presentará 58 firmas. Las formas diferentes de actuar también se pusieron ayer de relieve. Los partidarios de Rubalcaba no tuvieron inconveniente en hacer pública la identidad de los firmantes, en tanto que los de Chacón prefirieron guardar el anonimato de sus avalistas al estimar que se trata de un acto personal.

La lista del exvicepresidente la encabeza el secretario general de los socialistas vascos, Patxi López, seguido de la consejera andaluza Micaela Navarro; el secretario general de los socialistas asturianos, Javier Fernández; la cabeza de lista por Valladolid, Soraya Rodríguez; el exministro Ramón Jáuregui; el diputado nacional madrileño Rafael Simancas; el parlamentario autonómico de Madrid José Cepeda; la exministra Trinidad Jiménez y varios diputados jóvenes como César Luena y Laura Seara. Las firmas se extienden por toda España al igual que las de Chacón aunque no se tienen los detalles. Sí firmó Juan Antonio Barrio de Penagos, de Izquierda Socialista, que el pasado sábado estuvo con su compañero de corriente, José Antonio Pérez Tapias en la presentación de Chacón en la localidad almeriense de Olula del Río.

Sin inconveniente alguno el secretario general de Castilla-La Mancha, José María Barreda, confirmó su aval para Chacón al igual que el secretario general de Cuenca, José Luis Martínez Guijarro. Con aval o sin aval, sí se sabe que a Chacón la apoyan varios consejeros de la Junta de Andalucía como la de Presidencia, Mar Moreno.

¿Qué hará Andalucía y en concreto su secretario general, José Antonio Griñán? Esta pregunta se la hacían ayer muchos miembros del comité federal, casi de forma retórica ya que concluían en que no habrá un pronunciamiento definitivo, al menos hasta que no estén elegidos los delegados.

Por eso hubo cierta expectación cuando el presidente andaluz, José Antonio Griñán, salió ante los medios de comunicación. Pero en sus declaraciones no incluyó un nombre propio. Aunque a Griñán se le supone cercano a Chacón no lo ha dicho en tanto que otro secretario general, Patxi López, no dudó en resaltar “su cercanía y confianza en Rubalcaba para que lidere el nuevo tiempo”.

Pero los secretarios generales sin titubear, como un hecho casi escrito, auguran un tiempo muy convulso con la elección de los 972 delegados al congreso de Sevilla. “Habrá enfrentamiento duro y a cara de perro entre ellos y, sobre todo, entre sus partidarios”, predice un veterano.

Los cambios, para los nuevos

José Antonio Griñan, Patxi López y Vicente Álvarez Areces.
José Antonio Griñan, Patxi López y Vicente Álvarez Areces. EFE

Este comité federal se convocó para aprobar la ponencia-marco que hoy saldrá con destino a las cuatro mil agrupaciones del PSOE para su enmienda. El texto inicial —que recoge el espíritu del programa electoral— fue aprobado por unanimidad ya que los enmendantes más activos, Txiki Benegas y Juan Carlos Rodríguez Ibarra, vieron satisfechas parte de sus aspiraciones. La parte política fue defendida por su coordinador, Jesús Caldera, y a Marcelino Iglesias le tocó la parte de partido. No tuvo éxito la petición de una treintena de dirigentes, que ayer representó Carmeli Hermosín, en su propuesta de que el congreso se aplazara. La celebración de una conferencia sobre el modelo de partido, propuesta por Benegas, se recoge pero corresponderá al nuevo equipo llevarla adelante, para no atarle las manos. A Rodríguez Ibarra, también a Benegas, se le atenderán sus tesis programáticas pero no las relacionadas con el partido. Pretendía Ibarra que en el PSOE nadie pudiera estar en una ejecutiva sin haber cotizado antes cinco años a la Seguridad Social al trabajar en una actividad privada. También que tuviera que dimitir quien obtuviera un 3% menos de votos que en las elecciones anteriores. Todos los candidatos autonómicos del PSOE tendrían que haberse ido a casa tras las derrotas de mayo. Iglesias consideró injusto no dar, al menos, una segunda oportunidad.

Más información