Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE andaluz se va de congreso

Los críticos de Cádiz, Málaga y Almería prevén listas alternativas en la elección de delegados

Dirigentes de peso hacen campaña por Carme Chacón

Griñán, el día en que fue proclamado candidato.
Griñán, el día en que fue proclamado candidato.

Callados como muertos. Así están los secretarios generales de las agrupaciones locales, provinciales y regional del PSOE de Andalucía ante uno de los congresos más inciertos desde 2000, cuando José Luis Rodríguez Zapatero logró, contra pronóstico, alzarse con la secretaría general del PSOE frente a otros tres candidatos por nueve votos. El próximo lunes, los 53.534 militantes andaluces empezarán a celebrar asambleas para elegir a los 234 delegados que serán los que voten de manera individual y secreta al nuevo líder del PSOE en el 38º congreso federal que se celebrará el primer fin de semana de febrero en Sevilla.

Nadie se atreve a hacer públicas sus preferencias, porque este congreso es de los de verdad. Nada va apañado de antemano, el resultado está muy abierto y la mayoría, en Andalucía, quiere estar con el caballo ganador. La situación para el secretario general del PSOE andaluz, José Antonio Griñán, es muy comprometida. No puede ni debe optar por un candidato que no gane, porque eso significaría debilitar su liviano liderazgo social cuando a finales de marzo intente conservar la única isla roja que aún le queda al PSOE, junto con la del País Vasco, en las elecciones autonómicas.

Los dos aspirantes a la secretaría general, Alfredo Pérez Rubalcaba y Carme Chacón, no han parado de hacer guiños al PSOE andaluz, por la sencilla razón de que representa el 24% de los votos en el congreso federal, lo cual no quiere decir que ese cuarto de los casi mil delegados vaya a apoyar lo mismo. Pero si el 60% lo hace, ese voto pesará una enormidad. Antes de anunciar su candidatura, Rubalcaba se reunió con Griñán en la casa de este para comunicárselo. Y Carme Chacón hará su presentación hoy en Olula del Río (Almería), la tierra natal de su padre, en un gesto con el que la exministra de Defensa quiere suavizar una de sus aristas como es la de militar en un partido asociado al PSOE como el Partit dels Socialistes de Catalunya.

Griñán ha decretado el estado de “neutralidad activa” en el PSOE andaluz y eso ha impedido que dirigentes como Gaspar Zarrías hayan acudido a la presentación de la candidatura de Rubalcaba en la sede de la UGT o que hoy estén en Olula algunos referentes andaluces con Chacón, en un acto al que asistirá como embajadora del PSOE andaluz la secretaria de Organización, Susana Díaz, quien también acudió al de Rubalcaba, y el secretario general de Almería, José Manuel Sánchez Teruel, como anfitrión.

Por ahora, no se ve a los dirigentes andaluces que apoyan a Rubalcaba

Pero las apariencias engañan: en Andalucía hay gente muy activa en apoyo de la candidatura de Carme Chacón, mientras que a los de Rubalcaba, por ahora, no se les ve. Todo el que está llamando por teléfono a la consejera de la Presidencia y portavoz del Gobierno, Mar Moreno, no tiene dudas de que su opción es Chacón, como lo es también la de la presidenta del PSOE andaluz, Rosa Torres, y de los consejeros Francisco Menacho, Francisco Álvarez de la Chica y Clara Aguilera, y la de la exsecretaria del PSOE de Málaga, Marisa Bustinduy.

Mientras, los secretarios generales provinciales callan. “Yo esta vez no me tiro a la piscina hasta que vea quién va a ganar”, afirma un dirigente provincial. El secretario del PSOE de Córdoba, Juan Pablo Durán, se mantendrá en silencio pero tiene previsto dar su opinión cuando se celebre el 21 de enero el congreso provincial en el que se elegirán a los delegados. Asegura que en la actualidad “no ve ilusión” en los militantes de su agrupación por ninguno de los dos candidatos y tampoco considera enriquecedor el debate de propuestas. “Lo único que pido a los candidatos es que hablen de cómo salir de la crisis y cosas que le interesen a la gente, porque no hemos perdido las elecciones porque no haya habido primarias en el PSOE”.

Durán (Córdoba) asegura que los dos aspirantes no generan “ilusión”

La líder del PSOE de Granada, Teresa Jiménez, tampoco se pronunciará. “La gente no acaba de definir su simpatía, antes quiere oír y que les convenzan. A Rubalcaba se le ha oído más y a Carme, menos. La solvencia de Rubalcaba se valora, pero también la imagen fresca y de futuro de Chacón, aunque ninguna de las dos cosas pesa lo suficiente para decantarse”, resume Jiménez de lo que le trasladan los socialistas granadinos, a algunos de los cuales les gustaría “una tercera vía que conjugara las dos cosas”, como la del vasco Eduardo Madina, que ha descartado presentarse. Otros dirigentes como José Antonio Viera (Sevilla), Francisco Álvarez Cabaña (Cádiz), Francisco Reyes (Jaén) y Miguel Ángel Heredia (Málaga) también optarán por el silencio.

En todos los dirigentes hay una preocupación y un objetivo: el de que Andalucía no puede perder el congreso de ninguna de las maneras. Pero aún está por definir cómo esta federación va a hacer valer su peso y si una vez elegidos los delegados en los congresos optará por un candidato. Díaz aseguró que será después de elegido el cuerpo electoral del congreso cuando la ejecutiva se pronunciará por uno de los aspirantes, aunque desde el PSOE se asegura que ese pronunciamiento puede acabar siendo el de la neutralidad. Aunque es muy pronto para ver por dónde respirarán los delegados andaluces, fuentes de la ejecutiva regional aprecian hoy por hoy ligera inclinación hacia Carme Chacón.

“No me pronuncio hasta que vea quién va a ganar”, dice un dirigente provincial

Pero en los congresos provinciales que se celebrarán a partir de la segunda quincena de enero se juegan otras cartas. En algunas agrupaciones, los sectores críticos a las actuales mayorías provinciales van a plantear candidaturas alternativas de delegados, para así medir fuerzas ante la renovación de las ejecutivas en los congresos ordinarios tras las elecciones autonómicas. Se da por hecho que los griñanistas de Cádiz plantearán su propia lista frente a la que lidere González Cabaña, y que los críticos del PSOE de Málaga también plantearán un pulso a Miguel Ángel Heredia. En Almería, los dirigentes próximos al exconsejero Martín Soler también darán la cara.