Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una plaga de conejos 'aterriza' en el aeropuerto sin aviones de Fabra

Se refugian de los cazadores en el aeródromo ante su falta de actividad

Ampliar foto
Aeropuerto de Castellón.

Cuando el pasado 25 de marzo Carlos Fabra inauguró junto a Francisco Camps el aeropuerto de Castellón, ante la falta de aviones, dijo que se trataba de un aeropuerto “para las personas” que iban a poder “pasear por las pistas”. Sin embargo, se equivocó de mamífero. Poco imaginaba que más de nueve meses después los únicos seres que iban pisar su cemento eran miles de conejos que campan sus anchas y se reproducen tranquilos ante la ausencia de aeronaves y que ya provocan algunos daños en la infraestructura.

“El conejo no es tonto”, afirma el director del aeropuerto de Castellón, Juan García Salas, y “ha aprovechado” que las instalaciones están valladas, como cualquier infraestructura de estas características, para “colarse” en su interior y convertir el aeropuerto en una especie de santuario. En su interior, lejos de las escopetas, sin depredadores naturales que puedan cruzar el perímetro y sin molestias debido a la inactividad del aeródromo, estos prolíficos lagomorfos se están reproduciendo de forma exponencial y ya ocasionan problemas.

García Salas dice que los conejos están cavando numerosas madrigueras “en los taludes” de sustentación. Las cavidades, que van aumentando “en tamaño” y “en profundidad”, pueden acabar afectando a la estructura. Además, estos animales “roen todo” cuanto se pone a su alcance, sostiene el responsable aeroportuario, quien teme sobre todo por el complejo cableado eléctrico y otras instalaciones sensibles.

Hasta ahora han organizado batidas en colaboración con la Generalitat, y los resultados ofrecen la verdadera dimensión de la importancia de la población de estos animales en la zona, ya que han llegado a capturarse “hasta 600 conejos” en una sola cacería.