Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Contratos suscritos por orden de Jaume Matas

La investigación judicial ha recopilado abundante información para probar que el Instituto Nóos no justificó con facturas el dinero recibido del Gobierno de Baleares

Sin la orden política de Jaume Matas, presidente de Baleares entre 2003 y 2007, los negocios de Iñaki Urdangarin no habrían sido posibles. La investigación judicial abierta sobre el caso ha encontrado múltiples testimonios que vinculan a Matas con la decisión de contratar a Urdangarin, aunque el contacto del duque de Palma con el Gobierno balear llegará a través del director general de Deportes, José Luis Ballester.

La secretaria del gabinete del expresidente balear Jaume Matas (PP) se llama Dulce Linares y ha sido interrogada en la investigación sobre los contratos adjudicados a Nóos, el instituto sin ánimo de lucro de Iñaki Urdangarin. También han declarado cargos políticos: los consejeros de Turismo, Juan Flaquer, y de Presidencia, Rosa Puig. Su versión, según fuentes judiciales, es que Jaume Matas ordenó la operación. En dos de los casos, los cargos políticos que tramitaron los contratos no tenían supuestamente capacidad administrativa y el asesor jurídico fue el encargado de darles forma. Una de las ofertas presentadas para la apariencia de concurrencia pública a los contratos era de la sociedad Aizoon, y venía firmada por el propio Iñaki Urdangarin.

El duque de Palma comparte la propiedad de Aizoon con la infanta Cristina de Borbón, que también fue hasta 2006 vocal de la junta directiva de Nóos. La investigación judicial considera que la infanta Cristina era ajena a la gestión del Instituto Nóos.

La investigación judicial ha recopilado abundante información para probar que el Instituto Nóos no justificó con facturas el dinero recibido de una Administración pública, como era el Gobierno de Baleares. Que las facturas presentadas recogían servicios no prestados o con un precio muy superior al real. Y que el Instituto Nóos, que carecía de ánimo de lucro, había desviado los fondos públicos recibidos hacia empresas propiedad de las mismas personas que dirigían el Instituto Nóos.

La investigación judicial sostiene que la trama que dirigían Iñaki Urdangarin y Diego Torres se escudó en Nóos, como una falsa ONG, para poder hacer negocios muy lucrativos con sus empresas privadas a costa del erario público.

Antes de dos meses, la fiscalía solicitará al juez que cite como imputado a Urdangarin para que aclare su participación en los supuestos negocios ilegales del Instituto Nóos que presidió hasta 2006.