Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SUMARIO DE LA DENUNCIA DE UN IMPUTADO CONTRA EL MINISTRO DE FOMENTO

El industrial que acusa a Blanco da tres versiones y con pruebas inexistentes

La juez no halla en la empresa los registros contables del supuesto cohecho

La declaración que originó el caso no hablaba de pagos de 400.000 euros

Ampliar foto
Jorge Dorribo, director general de Nupel.

La juez de Lugo María Estela San José remitió el pasado 31 de octubre al Tribunal Supremo una exposición razonada sobre un supuesto delito de cohecho y otro de tráfico de influencias del ministro de Fomento José Blanco en relación con el empresario gallego Jorge Dorribo, que fue encarcelado a finales de mayo y que, tras acusar al dirigente socialista en agosto, quedó en libertad provisional. El escrito remitido por la juez incluye hasta cuatro declaraciones de Dorribo, contradictorias entre sí y con supuestas pruebas que resultaron inexistentes.

Dorribo fue detenido el 24 de mayo de este año por fraude de subvenciones y logró la libertad provisional tras declarar ante la juez el 8 de agosto pasado. El industrial contó ese día a la juez que había conocido al ministro Blanco a través de Proitec, una empresa que le asesoraba y tramitaba la petición de ayudas públicas. Los dueños de Proitec le pidieron, cuenta Dorribo, que contratara para sus obras a la empresa Espiñeira y Bran, del primo político de José Blanco. “No les pedía presupuesto, pagaba sin discutir el precio y entiendo que estoy pagando su favor”, declaró Dorribo. Un responsable de Proitec negó a la juez que hubieran pedido a Dorribo que contratara con Bran y que si el empresario lo hizo fue “para acercarse al poder”.

El industrial habló primero de 40.000, luego de 90.000 y después de 150.000

En su relato ante la juez del 8 de agosto, Dorribo no declaró en ningún momento que pagase 400.000 euros a Blanco, de los que 200.000 fueron en metálico y los otros 200.000 a través de facturas infladas del primo político del ministro. Tampoco declaró que Blanco le hiciera gestiones ante el Ministerio de Economía para obtener una subvención. Todas esas acusaciones se publicaron en el diario El Mundo el 4 de octubre, atribuyéndolas a la declaración de agosto ante la juez, aunque en esa declaración no figuraba nada de eso. Tan solo había una referencia confusa al pago de dinero: “En Andorra pagué 40.000 euros que me solicitaron que pagara allí. Se hizo sin factura y luego vino la factura. Esto se frustra a raíz de mi detención [en mayo de 2011]. Ellos terminaron el montaje allí (supuestamente una obra en una nave), y aún les faltan por cobrar 100.000 euros”.

Dorribo contó en agosto a la juez que se vio con Blanco en una gasolinera pero no declaró que media hora antes pagase 200.000 euros en metálico al primo del ministro: “Quedé con Bran [primo de Blanco] porque tenía que ver a la ministra [Pajín] porque (...) necesitaba que la ministra diera unos toques para que se agilizaran los temas porque si no podía tardar uno o dos años. Le dije a Bran que yo hasta ahora había cumplido sin pedir nada y Bran llamó a Blanco para quedar con él el domingo en la gasolinera de Medas de Guitiriz”. Ni una sola mención al pago de 200.000 euros en billetes de 500 al primo de Blanco para que el ministro hiciera gestiones a su favor.

El apunte ‘ifn’ no aparece

Una semana después de que El Mundo ofreciera detalles que no estaban en su declaración, Dorribo completó esas lagunas en una segunda comparecencia ante la juez. “Las retiradas de efectivo aparecen en el banco y corresponden a pagos a José Blanco a través de su primo. Yo tenía unas fichas en la contabilidad donde se hizo constar el pago y donde se van haciendo los asientos de los pagos. Esas fichas se encuentran en la sede de Nupel, antes estaban en contabilidad pero como se movió todo por los administradores no sé si están todas allí ubicadas. Si me acompaña alguien del juzgado, lo puedo encontrar en las oficinas de Nupel. Las abreviaturas eran “a.e.f.”, que corresponde a eólico Fernando Blanco [parlamentario del BNG que supuestamente le favoreció cuando formaba parte del Gobierno de la Xunta]; “p.c.”, que era Pablo Cobián [diputado del PP que medió para que le recibiera Alberto Núñez Feijóo, actual presidente de la Xunta], y la de José Blanco era “ifn”, que significa “Iniciativas Fomento Bran”. Allí se recogían las cantidades exactas que yo hacía en efectivo a esas personas. Había un pago de 90.000 euros a José Blanco que estaba en la contabilidad de Andorra, donde tengo una sociedad que se llama Salut D'Innovació. Que la persona que recibió ese dinero en Andorra es Espiñeira [de la empresa del primo de Blanco], en las oficinas de Andorra sentado conmigo en una sala de juntas que hay a mano derecha subiendo. Ese señor contó el dinero, lo metió en un sobre. Entiendo que era para José Blanco, porque me lo solicitó de manera persistente Bran, que era quien se ponía en contacto conmigo cuando había que hacer los pagos. José Blanco no estuvo presente en la entrega de dinero”. En la declaración del 8 de agosto habló de 40.000 euros; en la del 13 de octubre, de 90.000. Con un añadido: “A Blanco se le hicieron dos pagos en efectivo. El primero fue cuando me reuní con él en la gasolinera. Media hora antes llegué para verme con Bran y le entregué 200.000 euros en billetes de 500 euros que se pidieron al banco antes del 5 de febrero de 2011. Está el asiento contable, que tiene que haber la hoja de ficha donde llevaban el control de pagos y allí debe estar la entrega a José Blanco. Bran había estado dos días antes en la empresa para decirme que si no había retrasos o anulaciones de visitas se haría así”. La juez quiso comprobar lo que decía y ordenó el registro de laboratorios Nupel. “Con el consentimiento de Dorribo y en presencia de otros imputados”, escribe la juez, “no se pudo encontrar ningún elemento relativo a las fichas a las que aludía el declarante, pero sí el libro de visitas donde constan las señaladas por Dorribo”.

En su último testimonio acusó a tres empresarios más del cohecho

Sin la prueba de los apuntes contables, Dorribo pidió declarar un día después porque había encontrado en su casa un documento que podría aclarar las cosas. Ese 14 de octubre, Dorribo elaboró una tercera versión de los hechos: “Desde la cuenta del Banco de Crédito de Andorra, en el que figura mi mujer, hago una transferencia a Salut d'Innovació de 150.000 euros para el pago a José Blanco. Lo ingreso en esa sociedad para que quede constancia de esa parte de dinero de cara a los socios y luego hago frente al pago económicamente el 5 de febrero al primo de José Blanco. El importe total fue 150.000 euros. Todos los socios (José Antonio Orozco, Carlos Monjero, Javier Rodríguez y yo) estuvimos de acuerdo en que los 150.000 euros los ponía la sociedad y los otros 50.000 yo porque me beneficiaba del proceso de los dosieres que eran propiedad de Nupel. El dinero de la cuenta de mi esposa era de ahorros que íbamos consiguiendo”. Cuando le preguntan si los socios le devolvieron el dinero que él adelantó, Dorribo responde: “No es en los días inmediatos al pago, pero sí lo hay. Pero quizás cuando me lo devuelven, me devolverían más porque a mí me podían deber otros préstamos”.