Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bildu presenta el presupuesto más restrictivo de la historia de Gipuzkoa

El Gobierno foral propone recortar un 13% sus cuentas hasta los 672 millones

Paul Ríos, de Lokarri, Martín Garitano, diputado general de Gipuzkoa, y Juan Karlos Izagirre, alcalde de San Sebastián, en la conferencia de paz

El presupuesto de la Diputación de Gipuzkoa para 2012, el primero que ha elaborado Bildu durante su mandato, se equiparará con el de hace siete años. El Gobierno foral ha confeccionado el proyecto económico más restrictivo de la historia de esta institución. Las cuentas forales experimentan una reducción del 13,3% con respecto al presente ejercicio, hasta dejar los recursos disponibles para los departamentos en 679,5 millones de euros.

El diputado general, Martin Garitano, y la responsable de Hacienda, Helena Franco, entregaron ayer en las Juntas Generales un proyecto presupuestario que plantea para el año entrante aumentar en un 7,7% las partidas sociales, reducir un 37,4% el gasto en carreteras y la congelación por segundo año consecutivo del salario de los funcionarios.

“Son unos presupuestos ajustados y realistas”, explicó Garitano, muy crítico con “la gestión poco responsable” de los últimos años, cuando la Diputación estuvo gobernada por el PNV y Hamaikabat. La Diputación gestionará 679,5 millones (104,6 millones menos que este año) y se endeudará en 48,6 millones “exclusivamente” para amortizar la deuda foral y dejarla en su nivel actual (568,2 millones). De este modo, al añadirle la carga financiera (deuda más los intereses), el presupuesto global que propone Bildu se eleva hasta los 747 millones. El recorte del 13,3% que plantea Gipuzkoa es mucho más acusado que el de la Diputación vizcaína (-3,3%) y el Gobierno vasco (-1,7%).

El proyecto plantea mantener congelado el salario de los funcionarios

La coalición necesita del apoyo de al menos uno de los tres principales grupos de la oposición (PNV, PSE o PP) para sacar adelante sus cuentas. Aralar ya les dio ayer su visto bueno en una valoración de urgencia. Garitano anunció que las negociaciones arrancarán “en breve”. El presupuesto se debatirá en la Cámara el día 23 de diciembre.

El presupuesto preparado por Bildu es completamente rupturista con respecto a la evolución marcada durante el pasado cuatrienio, según Franco. Señaló que el Ejecutivo de Markel Olano optó por “disparar” el endeudamiento y “consumir” los remanentes para contrarrestar la caída de ingresos fiscales que se viene dando desde 2007 y el mantenimiento de los gastos. “El modelo basado en la construcción acelerada de grandes infraestructuras y en la disminución de la presión fiscal está agotado”, remarcó la diputada. Para desacreditar a sus antecesores, Franco aportó dos datos: la deuda suma 250 millones más que hace cuatro años y los ahorros prácticamente se han agotado, al pasar de 394 millones en 2007 a los 73,5 actuales.

Ante esta situación, Franco y Garitano aseguraron que las cuentas para 2012 contienen una previsión recaudatoria prudente —el presupuesto no contempla los ingresos por el impuesto de patrimonio que quiere recuperar Bildu— y un ajuste generalizado de los gastos, salvo en programas sociales. Como ejemplo de “austeridad”, Franco citó que las partidas para publicidad y propaganda caerán un 45%, para actos oficiales y protocolo se destinará un 27% menos y la reducción en estudios será del 22%. El departamento que saldrá peor parado será el de Infraestructuras Viarias, que ve reducida su consignación en 64 millones (un 37,4% menos), aunque mantendrá su apuesta por extender el billete único a Renfe, EuskoTren y los taxis.

El Departamento de Política Social consumirá el 47,5% (323 millones) del presupuesto total y es el único que no sufrirá merma económica. Franco quiso precisar que el nuevo presupuesto no recoge los 55 millones destinados este año a la Renta de Garantía de Ingresos, que desde el año que viene comenzará a ser gestionado por el Ejecutivo a través de Lanbide.

Las grandes cifras

La Diputación de Gipuzkoa prevé en 2012 unos ingresos totales de 4.054,8 millones de euros (un 5,42% menos), de los que 2.765 millones se aportarán al Gobierno vasco, otros 146 millones al Cupo y 397 millones a los Ayuntamientos. Las partidas por departamentos serán las siguientes: Diputado General, 16,8 millones (-23%); Cultura y Deporte, 46,5 millones (-19%); Política Social, 323 millones (+7,7%); Función Pública, 38,6 millones (-4,5%); Hacienda, 48 millones (+6%); Innovación y Desarrollo Rural, 54 millones (-32%); Medio Ambiente, 36 millones (-39%), e Infraestructuras Viarias, 108 millones (-37%). El presupuesto para las Juntas Generales se queda en siete millones, un 3,4% más que este año.