Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La izquierda ‘abertzale’ reniega del Estatuto porque “divide a los vascos”

Los partidos de Bildu consideran “caduco y obsoleto” el marco autonómico

Los partidos que integran la coalición Bildu —la izquierda abertzale, EA y Alternatiba— aprovecharon la festividad del Día de Euskadi, con motivo del aniversario de la aprobación del Estatuto de Gernika, para arremeter contra un marco autonómico que está “caduco y obsoleto” y, al mismo tiempo, reivindicar el reconocimiento de “Euskal Herria como nación y su derecho a decidir” el futuro libremente.

Maribi Ugarteburu, de la izquierda abertzale, y Oskar Matute, de Alternatiba, leyeron un comunicado en euskera y castellano en el que criticaron que la celebración de la fiesta “responde a los intereses del PSE y el PP de insuflar aire a un Estatuto que divide a los vascos e hipoteca política, social y económicamente el futuro” del País Vasco. En la comparecencia también estuvieron presentes Rufi Etxeberria y Peio Urizar.

Estas tres formaciones consideran que “un diálogo político incluyente entre las diferentes sensibilidades que conviven en Euskal Herria es la única vía con visos de éxito para la resolución de conflicto”. Ese diálogo, añadieron, debe servir para resolver uno de los principales problemas existentes en la actualidad, como es el derecho de autodeterminación. La “negación de la realidad nacional” vasca es “la semilla histórica del conflicto político”, subrayó Matute. Por eso, los partidos de Bildu abogaron por buscar “nuevos acuerdos” que deberán formalizarse en un marco jurídico-político que, en última instancia, “ha de contar con el respaldo mayoritario de la sociedad vasca libremente expresado”. El acuerdo entre los partidos políticos, precisaron, “deberá ser refrendado por la ciudadanía y será el marco más democrático que haya conocido este país”.

Las citadas fuerzas políticas consideran que el actual Estatuto de autonomía “no es base para una convivencia democrática”, por lo que reafirmarse en su vigencia, como acusaron a socialistas y populares, es “pretender que este pueblo ande hacia atrás”. “Pueden seguir andando hacia atrás, engañándose a sí mismos y viviendo en su propia realidad virtual, pero no engañan a nadie más, ni siquiera a una gran parte de sus bases sociales”, sostuvo Matute.

Por estos motivos, Bildu no celebró el Día de Euskadi. Una buena parte de sus cargos en los Ayuntamientos vascos y en la Diputación guipuzcoana acudieron a trabajar como un día cualquiera, pero se encontraron con que la gran mayoría de los funcionarios no se presentaron en sus puestos de trabajo, como marcaba el calendario laboral. Por ello, los servicios públicos no funcionaron como un día laborable.

La portavoz de la Diputación de Gipuzkoa, Larraitz Ugarte, hizo gala de “no celebrar el Estatuto y trabajar como un día normal”. Cuando se le preguntó por la cifra de trabajadores que decidió secundar la festividad, Ugarte dijo que desconocía ese dato, aunque tuvo que reconocer que “la mayoría” no estaba trabajando. Las puertas por las que se accede al palacio foral estaban ayer cerradas a cal y canto. Otro tanto ocurría en la práctica totalidad de los municipios gobernados por la coalición independentista. LAB dijo que los trabajadores vascos no tenían “nada que festejar”.