Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE no baja la guardia y apela a la unidad para desmantelar a ETA

“Todo lo que has hecho lo has hecho bien”, le dice González a Rubalcaba

Felipe González y Alfredo Pérez Rubalcaba en Granada
Felipe González y Alfredo Pérez Rubalcaba en Granada

El PSOE pide unidad. Y no va a “bajar la guardia” ante la difícil tarea de desmantelar a ETA. Tanto el expresidente del Gobierno Felipe González como el candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, pusieron ayer en primer lugar a las víctimas, su dolor y su recuerdo, para aclarar después que hay que terminar el trabajo y que no van a dejar que nadie se apropie de la historia.

González acudió a Granada como telonero de Rubalcaba en el acto central de precampaña del partido en esa provincia. Lo hizo “a mucha honra”, según confesó después de elogiar el trabajo de Rubalcaba al frente de las distintas carteras que ha ocupado en distintos Gobiernos, especialmente por su labor en Educación e Interior. “Todo lo que has hecho lo has hecho bien y hasta el final, incluida la lucha contra ETA”, afirmó el exlíder socialista arrancando los primeros aplausos.

González comparó la gestión de su compañero con la del candidato popular, Mariano Rajoy. “Mejor no tocar nada, no se vaya a estropear”, es el único principio de Rajoy, según el expresidente.

González alertó de la complicada situación con ETA que le tocará gestionar al próximo presidente: “Hay que tener mucho temple (...) no hay que bajar la guardia”. Apeló a la unidad como su partido ha hecho siempre, “aunque no todos lo han hecho, digan lo que digan ahora”. Minutos después, Rubalcaba le contestó: “No vamos a bajar la guardia”, dijo ante miles de asistentes en la plaza de toros de Atarfe, donde se recordó con emoción al policía Rafael Leiva, natural de dicha localidad, asesinado por ETA en Bilbao en 1995.

Sin olvidar y con memoria, los socialistas incidieron en lo que aún queda por delante. “Puede haber acabado la lucha armada, pero hay que desmantelar a ETA, tiene que acabar la amenaza subyacente”, aseguró González. El expresidente reconoció que tiene un sentimiento de alegría pero también de preocupación. Rubalcaba, que aludió también a la “parte mala” de lo ocurrido, las víctimas, hizo hincapié en lo positivo, que hará posible que nadie pierda más la vida a manos de unos “fanáticos”.

En sus intervenciones, repletas de elogios recíprocos, ambos aludieron a la crisis económica. González le dijo a la canciller alemana, Angela Merkel, que no tiene razón y se puso del lado de Barack Obama en su política del gasto público. La obsesión por la deuda no puede “matar” el crecimiento y apostó por animar a la economía con proyectos de inversión.

Rubalcaba, por su parte, recordó que Europa tiene que gobernarse de otro modo y se mostró en contra de socializar las pérdidas y privatizar los beneficios. “Habrá que pedirle más a los que más tienen”, insistió. Volvió a defender la educación y sanidad públicas poniendo de ejemplo a Andalucía, una tierra en la que “la derecha nunca creyó”.