Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rubalcaba y Rajoy celebrarán un único debate el 7 de noviembre

Valenciano y Mato acuerdan un cara a cara en la Academia de la Televisión sin el resto de partidos

En los próximos días pactarán el formato y los contenidos, así como el moderador o moderadores

Las coordinadoras electorales del PSOE y PP, Elena Valenciano y Ana Mato, han llegado a un acuerdo para celebrar un único debate entre sus dos candidatos. Alfredo Pérez Rubalcaba, candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno, y Mariano Rajoy, candidato por el PP, mantendrán su cara a cara el próximo 7 de noviembre bajo los auspicios de la Academia de Televisión. Las cadenas podrán ofrecer esa emisión en directo. En los próximos días pactarán el formato y los contenidos, así como el moderador o moderadores.

La propia Valenciano ha informado del acuerdo en su cuenta de Twitter.

El modelo pactado es muy parecido al de hace cuatro años, en las últimas elecciones generales, que motivó el revuelo y las protestas del resto de los grupos políticos. Ahora esa queja se repetirá.

El PP puso como condición al comenzar la negociación que Rajoy no iría a TVE, lo que abocaba a un único cara a cara entre los candidatos. Los populares han desarrollado en los últimos meses una intensa campaña contra la televisión pública con constantes comunicados y ruedas de prensa. La acusan de parcialidad. Ya lo hacían incluso cuando el presidente del ente había sido elegido por un acuerdo entre Rajoy y José Luis Rodríguez Zapatero, como sucedió con Luis Fernández y con el también dimitido Alberto Oliart.

A los populares, sin embargo, tampoco les satisface del todo esta fórmula. De hecho, no quedaron nada contentos de cómo se organizaron los debates de 2008. A pesar de que hubo dos moderadores, Manuel Campo Vidal y Olga Viza, elegidos por acuerdo de ambos partidos, y que hicieron un trabajo mecánico de reparto de los tiempos y de los temas, muy diferente a lo que suelen hacer los periodistas en los duelos fuera de España, los populares también vieron muestras de parcialidad.

Llegados a este punto, el PP dijo que si tiene que ser en la Academia, y no en Telecinco y Antena 3 como ellos querían, la oferta era un solo debate. Y los socialistas han aceptado. El PSOE quiere evitar que con esta excusa al final no haya ningún cara a cara.

Los cara a cara electorales en España están tan encorsetados que en los de 2008 se negoció hasta cuántos contraplanos se podían hacer de cada candidato y cuánto tiempo podían durar. Se prohibió además la presencia no solo de público, sino incluso de periodistas, que no podían acceder ni siquiera a las cercanías del plató, custodiado por guardias de seguridad como si fuera la caja de un banco.

Al PP, que se ve favorito, nunca le ha convencido del todo la idea del debate entre Rajoy y Rubalcaba. Sin embargo, el líder del PP ha llegado a la conclusión de que es más perjudicial no hacerlo, por la mala imagen que crea, que hacerlo. Por eso la idea de un debate les satisface. El PSOE tampoco quiere convertir el cara a cara en el eje de su campaña porque sabe que con las pésimas cifras de paro es muy difícil ganarlo con claridad. De estas dos realidades y de la negociación parece consolidarse la idea de un solo enfrentamiento, aunque no está aún cerrado.

Más información