Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un desempleado prolongará la protesta con una huelga de hambre hasta el 20-N

El activista, que lleva tres años en paro, preside la asociación de desempleados Adesorg

Fernández, con su esposa, en su casa en junio.
Fernández, con su esposa, en su casa en junio.

Luis Fernández, presidente de la Asociación Nacional de Desempleados Adesorg, anunció a las 14.30 horas a EL PAÍS que esta tarde, al terminar la manifestación del 15-O, iniciará una huelga de hambre que pretende prolongar hasta el día de las elecciones generales, el 20-N. “Llevo ya tres años en paro y mi cuerpo ya está acostumbrado a comer poco. No sé hasta dónde llegaré, puede que me quede a medio camino, pero no creo que los jueces me dejen caer”, manifiesta. Casi cinco millones de personas están desempleadas en España.

Fernández, presidente de esta asociación de desempleados, es miembro activo de la plataforma Democracia Real Ya (DRY). Asegura que ya hay otro miembro de DRY en Valencia que le ha anunciado que realizará la huelga de hambre con él y espera que se le sumen algunas personas más a lo largo de la próxima semana. “Me van a tener que preguntar todos los días los motivos por los que la hago porque la lista es larga”, dice Fernández.

Adesorg (Asociación Nacional de Desempleados) cuenta con más de 10.000 personas registradas y no recibe cuotas de sus socios. Unos 50 colaboradores, la mayoría desempleados, trabajan para mantener la asociación a flote. “Esta es una huelga de hambre por nuestra democracia y por el problema del paro. Si la democracia no funciona, es nuestra muerte: la supervivencia del desempleado depende de que la democracia funcione”. Fernández, de 45 años, alude a los recortes en partidas sociales que ya se están produciendo como consecuencia de las políticas de ajuste emprendidas por los Gobiernos de medio mundo. "Políticas de ajuste que castigan a los más indefensos, entre ellos, a los desempleados”, recalca.