Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘madracismo’ se queda con las siglas de EB y competirá con IU el 20-N

Los ‘aranistas’ irán a las urnas con la marca Izquierda Unida-Ezker Anitza

José Navas, portavoz del sector de Ezker Batua Berdeak. Ampliar foto
José Navas, portavoz del sector de Ezker Batua Berdeak. EFE

Tras más de año y medio de batalla encarnizada entre los dos sectores que pugnaron por el control de Ezker Batua (EB), el tutelado por el excoordinador general, Javier Madrazo, y el capitaneado por su sucesor, Mikel Arana, que cuenta con el respaldo de la dirección de Izquierda Unida (IU), los madracistas han conseguido el aval del Juzgado de Primera Instancia número 13 de Bilbao y de la Junta Electoral Central para quedarse con las siglas de la formación. Así las cosas, el próximo 20-N habrá una candidatura madracista, y otra aranista, que se será el referente de IU en Euskadi con el nombre Izquierda Unida Los Verdes-Ezker Anitza (Izquierda Plural en euskera).

Se consuma así el divorcio entre dos sectores que han ido alternando periodos de guerra fría, manteniendo las formas, con otros de batalla abierta, con descalificaciones a través de los medios, desde que Madrazo expulsara, en mayo de 2010, a nueve miembros del Consejo Político para no perder el control de la organización. Arana cuenta con el apoyo del Partido Comunista y del sector crítico EPA.

Cada uno tiene sus fuentes de financiación, su propia representación en las instituciones y sus propias sedes. Los madracistas se quedan con las de Bilbao y Vitoria —en capital vizcaína, Arana ha alquilado un piso, mientras que en la alavesa los de su sector ya llevan varias semanas utilizando como nueva sede un local en la calle Zapatería—.

Los aranistas se quedan con la de San Sebastián, donde fuentes del sector en Gipuzkoa afirman que los madracistas les cortaron la luz, el teléfono, el agua e Internet antes de darla por perdida. Además, añaden las citadas fuentes, mandaron una carta al propietario diciéndole que ellos no representaban a EB, por lo que el pago del alquiler no estaba garantizado. Los madracistas mantienen a su vez el dominio ezkerbatua-berdeak.org, que ayer no tenía contenidos propios.

Llamazares tendrá que decidir si pide el voto para EB o la marca vasca de IU

“Ya no hay dos EB”, celebró el portavoz del madracismo, José Navas, en una rueda de prensa, recalcando que también quedaba anulado el protocolo que Arana firmó con IU. Este, sostuvo, convertía a la formación en una mera “sucursal” en Euskadi de la dirección federal encabezada por Cayo Lara.

“Esta decisión permite separarnos definitivamente del sector madracista, el mismo que negoció [pidiendo puestos y dinero al PNV en la negociación B a cambio del voto de sus dos junteras] y que dio el gobierno de la Diputación alavesa al PP”, respondió Arana en un comunicado. Contactado por este diario, el responsable de la marca vasca de IU y parlamentario vasco no aclaró si dejará de representar a EB en la Cámara formalizando un cambio de siglas.

Sobre la nueva denominación (IU-EA), dejó entender que es solo un cambio para el 20-N. “Todo es cautelar y ni siquiera hemos empezado con la pelea de las siglas. A partir del 20-N ya veremos que hacemos”, añadió sobre las medidas cautelares del tribunal. La justicia tendrá que zanjar en una sentencia si Madrazo tenía derecho a recurrir a una dimisión que obligó a firmar a sus fieles por anticipado para evitar que se pusieran en su contra, como ocurrió con los nueve expulsados.

El madracismo no reconoce que ha quemado todos los puentes con la dirección de IU y Navas insistió en que quieren mantener una reunión con Cayo Lara. Con este panorama, el diputado Gaspar Llamazares, que el 1 de octubre respaldó con su presencia a la asamblea madracista, tendrá que decidir si pide el voto por EB en Euskadi o por la marca vasca de IU. Serafín Llamas, que supuestamente dejó la gestión diaria al dejar sus cargos tras la negociación B, nombrará a los candidatos de EB del 20-N.