Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La presión de la Conferencia por la Paz hacia ETA anima al PSE a acudir

El PP discrepa de la inesperada decisión socialista, pero no afeará a Rubalcaba

La presión de la Conferencia por la Paz hacia ETA anima al PSE a acudir Ampliar foto

El PSE-EE resolvió ayer con cierta dosis de improvisación interna su duda hamletiana sobre acudir o no el próximo lunes a la Conferencia de Paz, inspirada por la órbita abertzale para ejercer sobre ETA una presión de alcance internacional que le obligue a elaborar un comunicado en el que se aproxime al cese definitivo de su actividad. Los socialistas vascos acudirán finalmente porque temen, sobre todo, que la fotografía del esfuerzo final en la lucha contra el terrorismo les pille fuera de foco “después del desgaste” que les ha causado hasta ahora, admitía ayer su portavoz parlamentario, José Antonio Pastor.

La súbita presencia del PSE-EE culminó ayer, en horas, un proceso de urgente debate interno que, una vez más en cuestiones relativas al final de la violencia, provocó su presidente, Jesús Eguiguren, al anunciar —como adelantó EL PAÍS ayer— que acudiría a la Conferencia de San Sebastián a título personal. A tal punto carecían los socialistas de una posición definida que Iñaki Arriola, consejero del Gobierno vasco y secretario general del PSE-EE de Gipuzkoa, aseguró al comentar la decisión de su compañero que “su partido no iría”. En paralelo, la dirección socialista, reunida en el Parlamento, entendía que “era el momento de arriesgar una vez más por la paz” y de ahí la postura final. A modo de disculpa comprensiva, el PSE-EE recuerda: “La invitación se nos hizo el miércoles por la mañana”.

Cada invitado hablará 3 minutos

  • La denominada Conferencia Internacional por la Paz se desarrollará el próximo lunes, día 17 de octubre, en el Palacio de Aiete, de San Sebastián. Tiene como objetivo impulsar “un avance significativo” hacia el fin de la violencia.
  • Se desarrollará entre las dos y las cinco de la tarde. Han sido invitados todos los partidos y organizaciones sociales y los asistentes comunicarán mañana sus respectivas delegaciones. Cada grupo representado hará una exposición de tres minutos y las reflexiones formarán un documento de trabajo, que será presentado en público.
  • Está impulsada por la red social vasca Lokarri, junto al Grupo Internacional de Contacto, Berghof Foundation, Concilition Resorucers, The Desmond and Teah Tutu Legacy Fouindation y NOREF.
  • La Conferencia de Paz Virtual, como se denomina a la etapa preparatoria de la cumbre del lunes, comenzó en la tarde de ayer con la participación a través de Internet de los organizadores del evento, los representantes internacionales que intervendrán, así como de los dirigentes políticos, sindicales y de organizaciones sociales que asistirán al acto.

Con este desmarque, solo PP y UPyD quedan como voces críticas de la reunión ya que hasta CC OO y UGT se sumarán a la convocatoria. Al enterarse, Rosa Díez tiró por elevación hacia el Gobierno socialista y denunció que “prefiera estar más cerca de los verdugos que de los demócratas”. En el PP va a haber mucha más contención a nivel oficial. De hecho, las duras críticas que formuló ayer Alfonso Alonso, portavoz adjunto hasta ahora en el Congreso, parecieron excesivas en el entorno de Antonio Basagoiti, el referente de Mariano Rajoy en cuestiones del País Vasco. Los populares no van a afear ante Rubalcaba este posicionamiento del PSE-EE, del que, eso sí, discrepan porque están convencidos de que “solo ayuda a la izquierda abertzale”.

Los socialistas también comparten la idea de que esta Conferencia beneficia principalmente al entorno de Bildu, que sigue sin hacer un esfuerzo de exigencia ante ETA, pero anteponen en la balanza la posibilidad de que “se obtenga un buen resultado que obligue definitivamente a ETA”. Y es que existe una sensación compartida en Euskadi de que la banda terrorista reaccionará una vez que se divulguen las conclusiones de este cónclave, considerado “un foro” por los socialistas “ya que no van a reunirse dos países como ocurrió con la de Malta”, dice su portavoz.

Además, el PSE-EE quiere sacudirse las críticas que venía recibiendo desde el PNV. Los nacionalistas se fijaron en la ausencia de Patxi López hasta el punto de criticar que haya preferido encabezar desde hoy hasta el 23 de octubre una delegación empresarial a EE UU “que buscar la paz”. En realidad, el lehendakari dio la “bienvenida a cuantos trabajan por la paz”, pero advirtió, de paso, del riesgo de “hacer publicidad” a los abertzales. Con todo, entre los socialistas proclives a la Conferencia “donde habrá verificadores, no mediadores” se temía que la ausencia pudiera ningunear el golpe de efecto que supuso en el Parlamento el decálogo de López sobre el final de la violencia.

Más información