Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

González Pons trata de enfriar la batalla valenciana de cara al 20-N

El cabeza de lista del PP da por hecha la victoria y pide un debate “constructivo”

Antonio Clemente y González Pons antes del desayuno con periodistas.
Antonio Clemente y González Pons antes del desayuno con periodistas.

La campaña tiene que ser “constructiva”, los debates han de producirse con “buen humor” y los populares están dispuestos a afrontar la cita electoral con “humildad”. El vicesecretario de Comunicación del PP nacional y cabeza de lista por Valencia, Esteban González Pons, trató ayer de enfriar el clima político de cara a la cita de los comicios generales del próximo 20 de noviembre hasta el extremo de que no parecía él. El candidato del PP no contempla otro escenario que la victoria porque, si ganaran los socialistas, alegó, sería “mortal” para la economía española.

Tras un desayuno con periodistas, González Pons dijo que “las fuerzas políticas de la Comunidad Valenciana están en condiciones de hacer una campaña que sirva a los electores y no a los elegibles”, se declaró dispuesto a acudir a los debates que se programen y pidió que la confrontación de ideas se haga “con espíritu constructivo y propositivo”.

La alta movilización del voto de la derecha, que en la Comunidad Valenciana supondrá, según las encuestas, el traslado a las elecciones generales de la victoria que obtuvo en las autonómicas y municipales del pasado mes de mayo, aconseja al PP eludir cualquier tipo de crispación que pueda incentivar a los sectores de votantes socialistas que dudan si se inclinan por opciones a la izquierda de ese partido, como Esquerra Unida o la Coalició Compromís, o por la abstención. “Los debates son muy importantes”, señaló González Pons, y deben hacerse “con espíritu constructivo y propositivo y con buen humor”. En su opinión, esa tiene que ser “la marca de la casa de la política valenciana”.

El tono tranquilo del discurso de González Pons sobre la campaña de las elecciones generales no impidió que asegurara ante los micrófonos que Francisco Caamaño le “da vergüenza como ministro de Justicia” por sus declaraciones contra las informaciones de un sumario judicial secreto que afectan al ministro de Fomento, José Blanco, ni que culpara al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de “no tener política europea ni ministro de Agricultura” que puedan evitar una reforma de la Política Agraria Comunitaria perjudicial para los intereses de los agricultores españoles y, especialmente, de la industria agroalimentaria. Según González Pons, el Gobierno que forme Mariano Rajoy tras las elecciones “volverá a tener ministro o ministra de Agricultura”, alguien, en todo caso, que “pasará más tiempo en Bruselas que en Madrid”.

Una campaña “amable”

El cabeza de lista del PP por Valencia para las elecciones generales del 20 de noviembre tendrá que compatibilizar sus actividades de candidato con su condición de portavoz de la dirección del PP que encabeza Mariano Rajoy para buscar la manera de colocar lo que él mismo calificó como su “minuto de nacional”. Esteban González Pons mantuvo ayer un encuentro con periodistas en el que habló de lo que, en su opinión, puede ser “una campaña amable”.

Acompañado por el secretario general del Partido Popular de la Comunidad Valenciana, Antonio Clemente, el candidato-portavoz dio detalles, en el transcurso de un desayuno de trabajo, sobre el análisis de encuestas y sondeos en el partido que se perfila como ganador el 20-N, previno contra la lectura triunfal de las previsiones demoscópicas y destacó lo que calificó como “perfil pactista” de Mariano Rajoy para un eventual Gobierno que habrá de buscar acuerdos con la oposición en algunas materias ante la envergadura de la tarea que habrá de afrontar.

González Pons situó sus consideraciones en un terreno de discreción, alejado de su objetivo habitual de hacer oír los mensajes de la dirección del PP. Quedó claro, de todas maneras, que tiene una relación más cordial con la cabeza de la candidatura socialista por Valencia, Inmaculada Rodríguez Piñero, que la que tuvo en 2008 con la primera de la lista de entonces, la exvicepresidenta del Gobierno María Teresa Fernández de la Vega. Tal vez influya en ello, aunque no lo dijo, que el PP salía entonces de perdedor y ahora lo hace con bastantes cuerpos de ventaja.

Más información